Interactuando con otros problemas de la fabricación

La historia inmune influye en la eficacia de la vacuna de la gripe

Vacuna, vacunación, inyección, jeringuilla
PIXABAY
Actualizado 21/02/2018 13:55:59 CET

   MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Una nueva investigación, publicada esta semana en la revista 'Clinical Infectious Diseases', sobre por qué la vacuna contra la influenza fue solo modestamente efectiva en los últimos años muestra que la historia inmune con la gripe influye en la respuesta de una persona a la vacuna.

   La baja efectividad de la vacuna contra la gripe a menudo se atribuye a problemas con la forma en que se diseña y produce la vacuna. A veces, las cepas de gripe elegidas para la vacuna son una combinación pobre para las que terminan circulando entre la población, especialmente en los años en que predomina la cepa H3N2. La mayoría de las vacunas antigripales administradas en todo el mundo también se cultivan en huevos, lo que puede provocar que el virus mute y se diferencie de las cepas circulantes y, por lo tanto, se vuelva menos protector.

   En 2012-13, el componente H3N2 de la vacuna contra la gripe fue eficaz en solo el 39 por ciento de las personas. Esa temporada, los funcionarios de salud pública creyeron que el problema fue las adaptaciones en las vacunas producidas con huevos. Pero en este nuevo estudio, investigadores de la Universidad de Chicago, la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, y otros demuestran que las respuestas inmunitarias deficientes, no las adaptaciones a los huevos, pueden explicar la baja efectividad de la vacuna ese año.

   "Las adaptaciones al huevo tienen efectos variables", dice la autora principal del estudio, Sarah Cobey, profesora asistente de Ecología y Evolución en la Universidad de Chicago. "A veces importan y otras no, pero lo que parece marcar la mayor diferencia es la historia inmune", agrega.

   Lo que está en juego parece ser un fenómeno conocido como "pecado antigénico original". Las vacunas contra la gripe están diseñadas para lograr que el sistema inmunológico produzca anticuerpos que reconocen las cepas específicas del virus que alguien puede encontrar en un año determinado y estos anticuerpos se dirigen a sitios únicos en el virus y se adhieren a ellos para desactivarlo. Una vez que el sistema inmune ya tiene anticuerpos para atacar un sitio determinado del virus, reactiva preferentemente las mismas células inmunes la próxima vez que se encuentra con el virus.

   Esto es eficiente para el sistema inmune, pero el problema es que el virus cambia ligeramente de año en año. El sitio que los anticuerpos reconocen aún podría estar allí, pero puede que ya no sea el más importante para neutralizar el virus. Los anticuerpos producidos a partir de nuestros primeros encuentros con la gripe, ya sea a partir de vacunas o infecciones, tienden a tener prioridad sobre los generados por inoculaciones posteriores.

   Entonces, incluso cuando la vacuna es una buena combinación para un año determinado, si alguien tiene antecedentes de gripe, la respuesta inmune a una nueva vacuna podría ser menos protectora. Esta historia puede complicarse con un factor adicional, que es que la vacuna podría estar induciendo una respuesta inmune débil en muchos de los que la reciben.

   "Vemos que tanto las personas vacunadas como las no vacunadas se infectaron con virus gripales similares y que la vacuna no provocó una respuesta inmune fuerte en la mayoría de las personas en nuestro estudio", señala el coautor Yonatan Grad, profesor asistente de Inmunología y Enfermedades Infecciosas en la Escuela TH Chan de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

PROBLEMAS DEL SISTEMA INMUNE

   Los investigadores a menudo prueban la relación entre diferentes cepas de gripe o cómo de bien protege la infección o la vacunación a una cepa de la infección con otra en animales de laboratorio, como los hurones. En 2012-13, los hurones inmunizados con la cepa adaptada al huevo tuvieron una respuesta de anticuerpos que reaccionó mal con las cepas H3N2 circulantes de esa temporada; por lo que los funcionarios creían que las adaptaciones a los huevos eran el culpable ese año.

   Pero cuando Cobey, Grad y sus colegas analizaron muestras de sangre de personas que se vacunaron ese año, no vieron diferencias en las respuestas de anticuerpos a la vacuna o las cepas circulantes. Parece que su sistema inmune no se molestó en reconocer las diferencias de las mutaciones en el huevo porque ya reconocieron tantos otros sitios en la cepa de la vacuna.

   "Imagínense que los virus de la influenza son como diferentes marcas y modelos de coches --explica Grad--. Los hurones, que no habían visto antes la gripe, aprendieron a diferenciar entre las cepas estrechamente relacionadas, como indicar la diferencia entre un Honda Civic y un Toyota Camry. Pero la gente no distinguía entre ellos y solo veía los automóviles".

   Eso no quiere decir que las adaptaciones a los huevos no siempre importen. En un estudio separado de 2017, Cobey y un equipo dirigido por investigadores de la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos, descubrieron que las adaptaciones de los huevos sí causaban desajustes en la vacuna más común administrada en 2016-17, otra temporada difícil dominada por el virus H3N2.

   Las adaptaciones de los huevos también pueden ser un factor durante la temporada de gripe que rompe récords este año. H3N2 es otra vez la cepa predominante que enferma a las personas, y la vacuna más común es la misma del año pasado con sus adaptaciones de huevo potencialmente problemáticas.

   Sin embargo, hay una alternativa. Las nuevas vacunas cultivadas sin huevos, ya sea en células de insectos o en células de riñón de perro, son mucho menos propensas a desarrollar mutaciones que las hagan menos protectores contra la gripe. Hasta ahora han sido más caras, pero los investigadores esperan que la investigación continua ayude a cambiar el enfoque a estas vacunas más efectivas. "No ha habido suficiente demanda de consumidores y médicos para cambiar a vacunas más efectivas --dice Cobey--. Hasta hace poco, tampoco se había investigado tanto sobre la complejidad y la variación en la respuesta inmune a la influenza".

   "Necesitamos hacer más investigaciones básicas sobre cómo inducir respuestas a los sitios correctos sobre el virus, y esto requiere que comprendamos mejor el pecado antigénico original --dice--. También tenemos que entender por qué la vacuna parece ser mala para provocar respuestas en algunas personas en algún momento. ¿Realmente no hay respuesta o simplemente no estamos buscando en los lugares correctos?".

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.