'Fluomizin' (Gedeon Richter) es alternativa no antibiótica para tratar las vaginosis bacterianas

Mesa_InfeccionesVaginales_1
RAIZCOMUNICACIÓN
Actualizado 19/02/2016 18:21:23 CET

MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

El cloruro de decualinio, registrado por Gedeon Richter con el nombre de 'Fluomizin', es una alternativa no antibiótica para tratar las vaginosis bacterianas ya que tiene una actividad bactericida rápida y un amplio espectro de acción, que incluye bacterias anaerobias, aerobias Gram+ y Gram-, hongos y protozoos.

Se trata de una de las infecciones vaginales más comunes que afectan a la mujer y que, al contrario que las vaginitis por cándida, que aumentan el flujo y producen inflamación de la mucosa vaginal, prurito y escozor no presentan una sintomatología evidente, ni son exclusivas de ninguna edad, lo que dificulta un diagnóstico y un tratamiento adecuado.

En este sentido, el doctor del servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Quirón de Madrid, Jackie Calleja, ha explicado, durante el XVI Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer (SAMEM 16), que 'Fluomizin' es un fármaco que actúa de forma distinta a los antibióticos que tenemos y consigue un inicio de acción rápido y mantenido.

ESPECTRO DE ACCIÓN AMPLIADO

"Además, tiene un espectro de acción ampliado y garantiza la eficacia frente a distintos grupos de gérmenes que, en conjunto, causan las vaginosis o las vaginitis bacterianas. Al no ser antibiótico, tampoco genera resistencias, y su uso es seguro durante el embarazo y la lactancia", ha puntualizado.

Y es que, prosigue, con el cloruro de decualinio los síntomas de las infecciones empiezan a remitir a las 24-48 horas y, entre los 30 y 80 minutos, se alcanzan concentraciones de fármaco capaces de inhibir el crecimiento bacteriano o fúngico. Además, frente a los antibióticos tradicionales, su espectro de acción es más amplio, se recuperan mejor la flora y el pH vaginal, por lo que se puede utilizar durante el embarazo y la lactancia y es compatible con el uso de preservativos de látex.

"Hasta ahora teníamos alternativas muy clásicas, hay que evolucionar y avanzar en un camino distinto que mejore lo que tenemos, y ahí es donde entra el cloruro de decualinio", ha zanjado el ginecólogo del Hospital Quirón.