Fármacos senolíticos revierten el daño causado por las células senescentes en ratones

Pastillas, fármacos
FLICKR/E-MAGINE ART - Archivo
Publicado 17/08/2018 7:18:43CET

   MADRID, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La inyección de células senescentes en ratones jóvenes da como resultado una pérdida de la salud y la función, pero el tratamiento de los roedores con una combinación de dos fármacos existentes eliminó las células senescentes de los tejidos y restauró la función física.

   Los medicamentos también extendieron la esperanza de vida y la salud en ratones que envejecen naturalmente, según un nuevo estudio que se publica este lunes en 'Nature Medicine' y apoyada principalmente por el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento (NIA, por sus siglas en inglés), que forma parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos.

   Un equipo de investigación dirigido por James L. Kirkland, doctor en Medicina de la Clínica Mayo, en Rochester, Minnesota, Estados Unidos, descubrió que inyectar incluso un pequeño número de células senescentes en ratones jóvenes y sanos causa daños que pueden provocar una disfunción física. Los científicos también encontraron que el tratamiento con una combinación de dasatinib y quercetina podría prevenir el daño celular, retrasar la disfunción física y, cuando se usa en roedores que envejecen naturalmente, extender su vida útil.

   "Este estudio proporciona evidencia convincente de que dirigirse a un proceso de envejecimiento fundamental, en este caso, la senescencia celular en ratones, puede retrasar las patologías relacionadas con la edad, lo que resulta en una mejor salud y vida más larga", explica el director de NIA, Richard J. Hodes. Este trabajo también muestra el valor de investigar los mecanismos biológicos que pueden conducir a una mejor comprensión del proceso de envejecimiento", añade.

   Muchas células normales crecen, mueren y se replican continuamente. La senescencia celular es un proceso en el que las células pierden su función, incluida la capacidad de dividirse y replicarse, pero son resistentes a la muerte celular. Se ha demostrado que estas células afectan a las vecinas porque secretan varias moléculas proinflamatorias y de remodelación tisular. Las células senescentes aumentan en muchos tejidos con el envejecimiento; también ocurren en órganos asociados con muchas enfermedades crónicas y después de radiación o quimioterapia.

   Los senolíticos son una clase de medicamentos que eliminan selectivamente las células senescentes. En este estudio, el equipo de Kirkland usó una combinación de dasatinib y quercetina (D + Q) para evaluar si esta combinación senolítica podría ralentizar la disfunción física causada por las células senescentes. Dasatinib se usa para tratar algunas formas de leucemia; la quercetina es un flavonoide vegetal que se encuentra en algunas frutas y verduras.

PROPAGACIÓN DEL EFECTO EN CÉLULAS VECINAS

   Para determinar si las células senescentes causaron disfunción física, los investigadores primero inyectaron ratones jóvenes (de cuatro meses) con células senescentes (SEN) o células de control no senescentes (CON). Tan pronto como dos semanas después del trasplante, los roedores SEN mostraron una función física deteriorada según lo determinado por la velocidad máxima de marcha, la fuerza muscular, la resistencia física, la actividad diaria, la ingesta de alimentos y el peso corporal. Además, los científicos vieron un mayor número de células senescentes, más allá de lo que se inyectó, lo que sugiere una propagación del efecto de senescencia en las células vecinas.

   Para luego analizar si un compuesto senolítico podría detener o retrasar la disfunción física, los investigadores trataron a los ratones SEN y CON durante tres días con la mezcla de compuestos D + Q. Descubrieron que D + Q mataba selectivamente las células senescentes y ralentizaba el deterioro en la velocidad de marcha, la resistencia y la fuerza de agarre en los ratones SEN.

   Además de los roedores jóvenes inyectados con células senescentes, los investigadores también probaron en ratones mayores (de 20 meses de edad) no trasplantados con D + Q intermitentemente durante cuatro meses. D + Q alivió la disfunción física relacionada con la edad normal, lo que resulta en una mayor velocidad de marcha, resistencia en la cinta andadora, fuerza de agarre y actividad diaria.

   Finalmente, los investigadores encontraron que el tratamiento de ratones muy viejos (de 24 a 27 meses de edad) con D + Q quincenalmente condujo a un promedio de vida post-tratamiento un 36 por ciento más alto y menor riesgo de mortalidad que los ratones de control. Esto indica que los senolíticos pueden reducir el riesgo de muerte en ratones viejos.

   "Esta es una investigación emocionante --explica Felipe Sierra, director de la División de Biología del Envejecimiento de NIA--. Este estudio demuestra claramente que los senolíticos pueden aliviar la disfunción física en ratones. Será necesario realizar más investigaciones para determinar si los compuestos, como el utilizado en este estudio, son seguros y efectivos en los ensayos clínicos con personas".

   Los investigadores observaron que los estudios preclínicos actuales y futuros pueden mostrar que podrían usarse los senolíticos para mejorar la vida útil no solo en personas mayores, sino también en sobrevivientes de cáncer tratados con radiación o quimioterapia inductora de senescencia y personas con una variedad de enfermedades crónicas vinculadas a la senescencia.