Enfermedades erradicadas gracias a las vacunas

Vacuna, vacunas
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / SCYTHER5
Publicado 30/01/2018 8:14:32CET

   MADRID, 30 Ene. (EDIZIONES) -

   Probablemente ya no te acuerdes de la viruela. Para saber algo sobre la misma tendremos que preguntar a nuestros abuelos. La enfermedad era muy contagiosa y se transmitía por el aire principalmente. Más del 30% de las personas infectadas podían morir a los pocos días, y los que sobrevivían, a menudo, quedaban ciegos, estériles y con profundas cicatrices y lesiones en la piel.

   "La viruela es la única enfermedad infecciosa humana erradicada del planeta gracias a las vacunas. En 2011 se logró acabar con la peste bovina, una enfermedad del ganado pero muy fácil de contagiar al ser humano, que creaba grandes problemas en la ganadería. La Historia siempre la asoció con grandes hambrunas y con problemas económicos por lo que era importante erradicarla", subraya en una entrevista con Infosalus el catedrático de Microbiología de la Universidad de Navarra, el doctor Ignacio López-Goñi.

   Con motivo de la publicación de '¿Funcionan las vacunas?', una manual que ha escrito junto con Oihana Iturbide, bióloga y directora de la editorial Next Door Publishers, que publica este libro, recuerda que la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que el virus de la viruela ha sido el responsable de más de 300 millones de muertos.

   Además, indica que el último caso de infección natural por viruela fue el 26 de octubre de 1977, un joven somalí de 23 años. Es más, cita que en 1980 la OMS la declaró erradicada. Ha sido la primera, y de momento la única enfermedad infecciosa humana erradicada del planeta. "Y todo gracias a la vacuna", celebra el experto en este manual, cuyo objetivo es explicar qué son las vacunas y por qué se sabe que son seguras, así como cuáles son sus efectos secundarios, o sus beneficios.

   Según explican en el libro, la viruela ha sido la única enfermedad que se ha podido erradicar, a pesar de que para otras enfermedades también haya vacunas que funcionan muy bien, por varias razones. En primer lugar, indican que porque sólo se da en humanos y, por tanto, no existen reservorios animales donde el virus pueda "esconderse".

    "Muchas enfermedades humanas son enfermedades de los animales que pueden afectar al hombre, aunque éste no sea su huésped original. Éstas son más difíciles de controlar en los humanos porque antes hay que controlarlas en los animales", señalan los autores.

   Además, apuntan que el virus de la viruela es muy estable y homogéneo genéticamente, tiene muy poca variabilidad antigénica, y no existen distintos tipos del virus. "Otros virus, en cambio, varían muy rápidamente, como el de la gripe, que existen miles de virus. Por eso cada año se cambia la vacuna y hay que vacunarse todos los años", señalan.

   En tercer lugar, afirman que en la viruela todos los portadores del virus tienen síntomas, a diferencia de las personas portadoras de una enfermedad infecciosa que no tienen síntomas y que pasan desapercibidas. Además, precisan que la enfermedad de la viruela siempre se manifestaba igual, con las típicas pústulas en la piel, por lo que el diagnóstico era evidente, y muy fácil y rápido; a diferencia de otras enfermedades virales que empiezan con algo de fiebre, malestar general, dolor muscular, cansancio o vómitos, por ejemplo, lo que dificulta saber qué enfermedad es.

   En quinto lugar, como no se transmite por mosquitos o por otros vectores también ha sido más fácil su control. "Se conocen más de 100 enfermedades transmitidas por esta vía, como la malaria, la fiebre amarilla, el dengue, el Chagas, el tifus, entre otras", subrayan. Por último, argumentan que la viruela era una enfermedad que sólo se pasaba una vez y la infección por el virus te inmunizaba, te protegía para posteriores encuentros con el virus, una vez contraída la enfermedad y curada, el cuerpo adquiría inmunidad permanente.

   "Lo mismo ocurre para otras enfermedades para las que también hay vacunas efectivas como la varicela, el sarampión o las paperas. Pero en otras, aunque te cures, tu cuerpo no queda completamente inmune y te puedes volver a infectar", señala.

LA SIGUIENTE: LA POLIOMELITIS

   A su juicio, la siguiente enfermedad que se erradicará será la poliomelitis, ya que sólo en 2017 se han registrado en lo que va de año 14 casos de polio endémica en el mundo. "Es muy probable que acaben de erradicarse algunos focos en Pakistán y en Nigeria", subraya.

   López-Goñi señala en el libro que la poliomelitis es otra enfermedad infecciosa que ha causado epidemias desde hace siglos. "Inscripciones en tumbas egipcias en las que se muestra a un sacerdote con una pierna atrofiada, típico de la polio, evidencian que esta enfermedad tiene una larga historia entre nosotros", reseñan los autores en el libro.

   En concreto, dice que está causada por un virus que invade el sistema nervioso y puede paralizar los músculos de la respiración y causar la muerte, además de deformidades y de efectos invalidantes. Puede afectar a personas de cualquier edad, pero es mucho más grave en niños menores de 5. Ha sido una de las enfermedades más extendidas del siglo XX hasta la aparición del sida. Es una enfermedad para la que no existe cura, sólo tratamientos para aliviar los síntomas. Lo que sí existen son las vacunas para prevenir la infección.

   También sostiene que se han reducido en casi un 95% otras enfermedades como la rubeola, las paperas, la varicela, o el tétanos, por ejemplo. "Ése es el propio éxito de las vacunas, es su problema porque hemos conseguido que estén muy reducidas ya no se ven casos y pensamos que no son necesarias pero cuando se reduce la cobertura vacunal esas enfermedades aumentan, como ha sucedido con la difteria o el sarampión", sostiene el microbiólogo.

   Así por ejemplo recomienda la vacunación de la varicela, pese a que casi todos de pequeños la pasamos sin problemas. "Es una enfermedad mundial que sólo afecta a humanos, si bien se trata de uno de los virus más contagiosos, que sólo se pasa una vez y en principio de forma leve pero sí hay un tanto por ciento pequeño en niños donde puede ser grave. Cientos de ampollas que se pueden infectar y dar infecciones secundarias y en uno de cada diez mil casos hay uno caso grave", subraya.

   De hecho, sostiene que se producen al año en España mil ingresos de niños y una media de ocho muertos al año por varicela en España. "Si hay una herramienta que pueda erradicar estas muertes, ¿Por qué no hacerlo? Además, en embarazadas y adultas puede ser más grave y una manera de reducir la incidencia del virus es gracias a la vacunación", añade.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.