Empresas.- La UE aprueba 'Invega' (Janssen-Cilag) como "primer y único" tratamiento antisicótico

Actualizado 04/01/2011 19:28:22 CET

MADRID, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha aprobado 'Invega' (paliperidone), de los laboratorios Janssen-Cilag, como "primer y único" tratamiento de los síntomas sicóticos o maniacos de la enfermedad esquizoafectiva, tras constatar que proporciona importantes beneficios médicos en comparación con el resto de terapias existentes.

Esta decisión se produce tras la recomendación positiva del Comité de Medicamentos para su Uso en Humanos (CHMP) de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés). Su eficacia se ha evaluado a través del cambio en los síntomas de los pacientes tras seis semanas de utilización del medicamento como monoterapia y como terapia adjunta.

La aprobación de este tratamiento se basa en dos estudios aleatorios internacionales 'doble ciego' y controlados por placebo con una duración de 6 semanas para pacientes diagnosticados con esta enfermedad. Después, se evaluaron los resultados, por medio de la escala de síndrome positivo y negativo (PANSS), demostrando una mejora considerable de la sintomatología maníaca.

"Estos estudios representan el mayor grupo de datos prospectivos en pacientes con enfermedad esquizoafectiva, además de proporcionar una visión importante de esta enfermedad tan poco estudiada", ha explicado la principal investigadora de los ensayos, la doctora Carla Canuso.

La enfermedad esquizoafectiva es una enfermedad mental crónica y discapacitadora, caracterizada por los síntomas de la esquizofrenia y por una importante enfermedad en la conducta, como la enfermedad bipolar o depresión. Sus pacientes pueden experimentar los síntomas clínicos de la esquizofrenia, como alucinaciones o ilusiones, además de síntomas maníacos e incluso depresión. Se estima que existe un caso por cada 300 personas.

Este mal puede afectar a todos los aspectos de la vida diaria de la persona, incluyendo el trabajo, las relaciones personales y a la capacidad de cuidar de sí misma. Quienes la padecen tienen además un riesgo superior de tendencia suicida frente a los pacientes con esquizofrenia y otras enfermedades que afectan al estado de ánimo.