Descubren unas bacterias intestinales que hacen mejor a la inmunoterapia contra el cáncer

Microbiota intestinal
EUROPA PRESS/UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE
Publicado 05/01/2018 8:47:32CET

   MADRID, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

   En la edición de este viernes de la revista 'Science', investigadores de la Universidad de Chicago, en Estados Unidos, demuestran que cepas específicas de bacterias comensales --los enjambres de microorganismos que habitan naturalmente en los intestinos-- pueden mejorar la tasa de respuesta a la inmunoterapia en pacientes tratados por melanoma avanzado.

   Aunque estos medicamentos que estimulan el sistema inmune han revolucionado el tratamiento de ciertos cánceres, solo alrededor del 35 por ciento de los pacientes con melanoma que los reciben obtienen un beneficio significativo. En su artículo, 'El microbioma comensal está asociado con la eficacia anti-PD-1 en pacientes con melanoma metastásico', los investigadores de UChicago demuestran que varias especies bacterianas definidas, incluyendo 'Bifidobacterium longum', 'Collinsella aerofaciens' y 'Enterococcus faecium', eran mucho más prevalentes en los intestinos de los 16 pacientes que respondieron al tratamiento (38%) que en los 26 pacientes (62%) que no respondieron.

   La presencia de estas bacterias específicas en el intestino parece mejorar la infiltración de células T en el microambiente tumoral y aumentar las células T asesinas de las células de cáncer, elevando las probabilidades de una respuesta potente y duradera. La fuerte correlación entre bacterias intestinales específicas y una respuesta clínica a la inmunoterapia anti-PD-1 sugiere "una relación causal", dice el director del estudio Thomas Gajewski, profesor de Inmunoterapia del Cáncer de la Fundación AbbVie en la Universidad.

   "Las bacterias específicas contribuyen claramente a una mejor inmunidad antitumoral en los pacientes. La microbiota intestinal tiene un efecto más profundo de lo que imaginamos anteriormente", subraya el profesor Gajewski. El estudio sigue a un documento científico de noviembre de 2015 del laboratorio de Gajewski, uno de los primeros en relacionar la presencia de bacterias intestinales específicas con una mayor potencia de la inmunoterapia. Estos documentos iniciales mostraron que la composición del microbioma intestinal puede influir en el funcionamiento de estas inmunoterapias contra el cáncer en ratones.

   Aunque los primeros datos en ratones fueron sorprendentes, los científicos sabían "que había múltiples barreras que pueden disminuir las probabilidades de que la inmunoterapia funcione", señala Gajewski. "Inicialmente pensamos que el microbioma era un componente menor. Pero en nuestro estudio actual, estas bacterias fueron un fuerte predictor de quién respondería", afirma.

LA MICROBIOTA, GUARDIÁN DE LA RESPUESTA INMUNE FRENTE AL TUMOR

   El presente documento se centra en seres humanos: 42 pacientes que se someten a un tratamiento para el melanoma metastásico. Los investigadores recolectaron muestras de heces de cada paciente antes del tratamiento. Un total de 38 pacientes recibieron un medicamento anti-PD-1, los llamados "inhibidores del punto de control", como nivolumab o pembrolizumab. Cuatro pacientes más recibieron un medicamento relacionado, anti-CTLA4 (ipilimumab).

   Los investigadores se centraron en ocho especies bacterianas que eran más prevalentes en pacientes que respondieron a la terapia, así como en dos especies que fueron más abundantes en pacientes que no respondieron. Debido a las variaciones bacterianas, el equipo utilizó tres métodos diferentes para determinar las secuencias genéticas de los microbios. Los pacientes con una relación más alta de bacterias "beneficiosas" frente a bacterias "no beneficiosas" mostraron una respuesta clínica, lo que significa una reducción en el tamaño del tumor.

   Entonces, los investigadores realizaron un experimento más pequeño al revés: recolectaron bacterias fecales de tres sujetos humanos que respondieron favorablemente al tratamiento y tres que no respondieron. Transfirieron esas bacterias a los intestinos de ratones libres de gérmenes y dos semanas más tarde implantaron células de melanoma en los roedores.

   Dos de cada tres grupos de ratones que recibieron bacterias de los respondedores humanos tenían tumores de crecimiento lento y dos de cada tres con material fecal de no respondedores humanos presentaban tumores de crecimiento rápido. Los ratones tratados con fármacos bloqueadores de PD-1 solo mostraron reducción tumoral si tenían microbiota de pacientes que respondieron.

   Otros dos equipos de investigación encontraron resultados similares, pero detectaron diferentes bacterias. Un grupo del Campus del Cáncer Gustave Roussy en Villejuif, Francia, sugirió que 'Akkermansia muciniphila' contribuyó al efecto antitumoral del microbioma. Otro equipo del Centro de Cáncer MD Anderson en Houston, Texas, se centró en 'Faecalibacterium y Clostridiales'.

   "Nuestros resultados sugieren fuertemente que la microbiota es un factor importante, un guardián de la respuesta inmune contra un tumor --resume Gajewski--. Sin soporte microbiano, la respuesta inmune simplemente nunca se pone en marcha". Y agrega:

   "Nuestros resultados nos han empujado en dos direcciones. Tenemos que comenzar a experimentar con los probióticos como una forma de mejorar la inmunoterapia. Esperamos lanzar un ensayo clínico con 'Bifidobacteria' en 2018".

   También esperan ampliar la lista de bacterias intestinales beneficiosas y potencialmente dañinas en pacientes con cáncer e identificar los mecanismos por los cuales las bacterias influyen en la respuesta del sistema inmune al control del cáncer. "Nuestros resultados actuales --concluyen los autores-- abren la vía para integrar la composición microbiana comensal junto con los genomas tumorales y la genética de la línea germinal en un modelo de parámetros múltiples para maximizar la capacidad de predecir qué pacientes probablemente respondan a inmunoterapias como anti-PD-1 ".