¡Cuidado con el verano! Conoce cómo detectar la fotosensibilidad inducida por fármacos

 Fotosensibilidad Inducida Por Fármacos
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / PETERTG
Actualizado 13/08/2018 13:12:17 CET

   MADRID, 13 Ago. (EDIZIONES) -

   Generalmente tomamos fármacos sin conocer cuáles pueden ser sus reacciones adversas. Especialmente hay que tener cuidado en el verano ya que medicamentos de uso muy común provocan lo que se conoce como 'fotosensibilidad inducida por fármacos', una reacción que se desencadena en la piel por una exposición a la radiación solar, que no es normal, y a unas dosis de radiación que no deberían provocarla.

   Así lo afirma en una entrevista con Infosalus Marisa Alonso, secretaria de la Sociedad Española de Farmacéuticos Comunitarios y De Familia (SEFAC) de Castilla y León, y miembro de la subcomisión de Revisión del Uso de los Medicamentos de SEFAC, quien advierte a su vez de que es un poco difícil darse cuenta de ella porque parece en general una quemadura solar.

   "Hay dos tipos de fotosensibilidad inducida por fármacos, y cada una puede ser diferente a la hora de manifestarse, pero es difícil no confundirlas con una quemadura solar. Por ello, muchas veces se piensa que se trata simplemente de una quemadura, cuando en realidad es una reacción de fotosensibilidad inducida por fármacos", añade.

   Según afirma la experta de SEFAC, esta reacción no tiene relación con los compuestos químicos del fármaco. Alonso concreta que hay dos tipos de fotosensibilidad y cada una se produce por una razón diferente:

   1.- En primer lugar, menciona a la 'fototoxicidad', la mas común, que se produce porque el fármaco cuando se deposita en la piel absorbe la radiación lumínica y libera esa energía dañando el ADN y las membranas celulares de la piel. Se suele dar por medicamentos tomados oralmente o administrados por vía parenteral.

   2.- Después estaría la 'fotoalergia', que es más compleja. Se trata, según explica, de una reacción en la que participa el sistema inmunitario y, como todas las alergias, requiere de una exposición previa al fármaco que la provoca. "Por medio del sol, ese fármaco se modifica y actúa como si fuera un alérgeno provocando una reacción alérgica. Sobre todo, la producen medicamentos administrados por vía tópica, por algunos cosméticos, o por algunos productos químicos que al contacto con la piel y con la exposición solar pueden dar esta reacción", agrega.

   Por otro lado, la miembro de la SEFAC aclara que esta fotosensibilidad inducida por fármacos nos puede pasar a cualquiera en cualquier momento de nuestra vida, pero siempre que tomemos fármacos fotosensibilizantes. Por ello, la farmacéutica hace mucho hincapié en la necesidad de tomar precauciones extra a la hora de exponernos al sol si estamos tomando este tipo de medicamentos.

¿CUÁLES SON ESOS MEDICAMENTOS?

   En cuanto a los fármacos que principalmente la provocan, Alonso admite que "hay muchísimos", si bien enumera los más comunes: los anticonceptivos orales, dice que prácticamente todos son fotosensibilizantes y por eso es frecuente que a las mujeres que los utilizan les aparezcan manchas y pigmentaciones en la piel; también los antiinflamatorios no esteroideos o 'AINES' (ibuprofeno, ketoprofeno, o naproxeno, por ejemplo); asimismo, señala que la producen los antihistamínicos, incluso los tópicos que se emplean para las picaduras en insectos.

   A su vez, la miembro de la subcomisión de Revisión del Uso de los Medicamentos de SEFAC menciona todos los psicofármacos o pastillas para dormir, además de algunos antidepresivos o algunos antibióticos de uso frecuente, entre otros.

   Por todo ello, como se trata de fármacos que empleamos habitualmente, recomienda siempre preguntar al farmacéutico o al médico que recetó el fármaco, aunque asegura que en la farmacia siempre se informa al paciente de que ese medicamento es fotosensibilizante. Para dejar de tomar un medicamento, la farmacéutica aconseja acudir al médico que lo recetó.

   Así, cuando se identifica una reacción de este tipo, y en el caso de que se trate de fototoxicidad, Alonso asegura que empieza enseguida, entre 30 minutos y unas horas después se ve la reacción. "Entonces, lo mejor, es consultar con el farmacéutico y el médico, y ver si es estrictamente necesario que se tome ese medicamento. Una solución es tomarlo por la noche, para que por el día la cantidad de medicamento sea menor en el organismo. También protegerse de forma extra del sol. Si no, el médico buscará otra posibilidad de fármaco que no sea fotosensibilizante", aclara la experta.

   Sobre la fotoalergia en general dice que suele detectarse con varios días de retraso porque requiere de una exposición previa al sol y al medicamento. Eso sí, subraya que la reacción aparece incluso con niveles de exposición a la luz muy bajitos, por lo que suele ser llamativo que surjan esas quemaduras, incluso ampollas o vesículas en algunos casos, con lo poco que se ha tomado el sol.

   "En general, los medicamentos que producen la fototoxicidad los problemas que dan en la piel se suelen aliviar una vez que se ha quitado el medicamento, se ha cambiado su toma de momento del día, o se ha protegido la persona frente al sol. Se suelen dar corticoides para aliviar reacción cutánea en algunos casos, pero siempre prescritos por el profesional sanitario", indica la farmacéutica, a la vez que precisa que si se trata de una fotoalergia sí que se tarda más en que se cure.

   A su juicio, para prevenir este tipo de situaciones lo más importante es protegerse de forma extra frente al sol, con una buena fotoprotección, ya sea con fotoprotectores tópicos o bien, utilizando prendas protectoras, (sombrero, gafas, o ropa de manga larga, por ejemplo). De esta manera, resalta que se evitan la mayor parte de las reacciones fotosensibilizantes.