La combinación de dos vacunas contra la malaria podría reducir los casos en un 91%

Malaria
TWITTER - Archivo
Publicado 19/06/2018 17:30:33CET

   MADRID, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El uso de dos vacunas antipalúdicas experimentales, que funcionan de diferentes maneras, puede reducir en gran medida el número de infecciones de malaria en estudios con animales, pueden lograr hasta una reducción del 91% cuando se combinan, según un estudio liderado por investigadores del Imperial College de Londres (Reino Unido).

   Al parecer, de forma independiente logran reducciones del 48% y del 68% de los casos de malaria. En la actualidad, cada vacuna se encuentra en una etapa diferente de pruebas en humanos, y no se han realizado esfuerzos para combinarlas. Sin embargo, un equipo ha probado la efectividad al usar los dos tipos de vacunas juntos.

   El estudio, publicado este martes en la revista 'eLife', usó parásitos de ratón genéticamente alterados que expresan proteínas expresadas en la versión humana del parásito de la malaria. La investigación fue financiada por la Iniciativa de Vacuna contra la Malaria PATH y el Consejo de Investigación Médica (MRC), incluidos los investigadores del Centro MRC de Análisis y Modelación de Brotes de Imperial.

   "Esta es la primera evidencia directa de que la combinación de vacunas de diferentes tipos mejora significativamente su eficacia en términos de reducción de la carga de paludismo. Alcanzar una reducción potencial del 91% en los casos tendría un gran impacto en la salud pública porque las vacunas podrían ser efectivas en áreas donde la malaria es más prevalente", ha explicado el investigador principal, el doctor Andrew Blagborough, del Departamento de Ciencias de la Vida de Imperial.

   La malaria es causada por un grupo de parásitos que tienen un ciclo de vida complejo, pasan tiempo en el intestino medio del mosquito y las glándulas salivales, en el hígado humano, y circulan en la sangre humana, donde causan la enfermedad.

   El equipo probó dos tipos de vacunas: aquellas que evitan que los mosquitos transfieran los parásitos, llamadas vacunas bloqueadoras de la transmisión (TBV), y aquellas que evitan que el parásito infecte el hígado, denominadas vacunas preeritrocitarias (PEV).

SE INVESTIGA SI ES EFECTIVA EN SITUACIONES COMPLEJAS

   Los investigadores explican que RTS,S es la primera vacuna de malaria de PEV del mundo que ha demostrado proporcionar protección parcial contra la malaria en niños pequeños al bloquear la infección del hígado. Sin embargo, su eficacia máxima es inferior al 50% (es decir, reduce los casos en alrededor del 50%).

   Actualmente existen varios tipos de vacunas bloqueadoras de la transmisión en los primeros ensayos, que se cree que reducen el número de parásitos en las glándulas salivales de los mosquitos. Su eficacia típicamente oscila entre alrededor de 50-95%.

   Se ha supuesto que la combinación de estas vacunas aumentaría su eficacia, pero nunca se ha probado hasta ahora. El equipo descubrió que cuando se combinó un PEV parcialmente efectivo con la vacuna de bloqueo de transmisión más efectiva, la eficacia fue de alrededor del 91%. Asimismo, observaron que la combinación de cualquiera de los dos tipos de vacunas mejora la eficacia de la mezcla más de lo que cabría esperar de la eficacia única de cada vacuna por separado.

   "Si bien estos hallazgos se encuentran en las etapas preliminares, son valiosos ya que arrojan luz sobre la optimización de estrategias para prevenir la malaria. La eficacia en ratones proporciona otra táctica potencial para controlar esta enfermedad. Esta es una investigación oportuna ya que las autoridades sanitarias mundiales trabajan para alcanzar los objetivos de la OMS para eliminar la malaria para 2030", señala el doctor Morven Roberts, gerente del programa para parásitos y enfermedades tropicales desatendidas en el MRC.

   El próximo paso es estudiar cómo las vacunas combinadas podrían funcionar en situaciones más complejas. "En el mundo real, la cobertura de vacunas que podemos lograr, a cuántas personas podemos darles, es importante, como lo son los niveles locales de transmisión y la prevalencia actual de la malaria en esa área. Planeamos usar una combinación de experimentos con roedores y modelos informáticos para ayudarnos a estimar los requisitos de efectividad para futuras vacunas", afirma Blagborough.

   Se sabe que la eficacia de las actuales vacunas principales contra la malaria se reduce con el tiempo después de que se administran las vacunas, por lo que el equipo también investigará cómo funcionan las vacunas combinadas a largo plazo.