Cócteles de fármacos y terapias dirigidas atacan más rápido el tumor

Imágenes de recursos de pastillas, fármacos
FLICKR/E-MAGINEART.COM/ CCBY2.0 - Archivo
Publicado 02/08/2018 7:08:56CET

   MADRID, 2 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de Mount Sinai de Nueva York (Estados Unidos) han descubierto que ciertos cócteles de medicamentos ayudan a las terapias dirigidas a atacar el cáncer de manera de forma más rápida y con menos efectos secundarios.

   Asimismo, los expertos creen que estos cócteles, que incluyen quimioterapia, antibióticos antitumorales y compuestos químicos, también podrían ayudar a evitar que el cáncer se vuelva resistente a los tratamientos, gracias a que pueden atacarle desde múltiples ángulos.

   Este conjunto de fármacos se administra en dosis bajas que normalmente no aportarían un beneficio terapéutico por sí solos. En cambio, refuerzan la respuesta de un paciente a un medicamento de terapia dirigida por separado, bloqueando las enzimas que ayudan al crecimiento de las células cancerosas.

   Los investigadores descubrieron esta nueva forma de mejorar los medicamentos contra el cáncer dirigidos probando los cócteles de drogas en líneas celulares de cáncer humano, moscas de la fruta y ratones, señalando que se podrían usar con un medicamento de terapia dirigida o después de un intento fallido con un medicamento de terapia dirigida.

   Además, los científicos han descubierto que algunos de estos medicamentos se pueden combinar en cócteles en múltiples tipos de cáncer, lo que podría proporcionar una opción de tratamiento para una gran variedad de pacientes con cáncer.

   "Las terapias dirigidas han revolucionado el tratamiento del cáncer al dirigirse a menos componentes dentro de una célula humana, prometiendo una mejor eficacia y menores efectos secundarios en comparación con la quimioterapia", han aseverado los expertos.

   Sin embargo, apostillan, los ensayos clínicos muestran que las terapias dirigidas todavía provocan efectos secundarios y que, en muchos casos, las células cancerosas desarrollan mecanismos de resistencia a estas terapias, lo que finalmente lleva a la progresión de la enfermedad en los pacientes.