CManch

El servicio de farmacias en C-LM es "de alta proximidad" aunque hay una por cada 1.672 habitantes, según estudio

Farmacia
EP
Actualizado 03/09/2010 15:58:17 CET

TOLEDO, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

El director del Área de Bioindustrias y Farmacia de Antares Consulting, Rafael Borras ha afirmado, según los datos que han obtenido del Estudio sobre la Farmacia Rural en Castilla-La Mancha, que en la región hay un menor ratio de farmacias por habitante que otras comunidades, con un total de una por cada 1.672 habitantes, a pesar de que el 98,53 por ciento de la población castellano-manchega tiene una farmacia en el municipio donde habita, lo que se traduce en un "servicio de alta proximidad".

En rueda de prensa acompañado por el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha (COFCAM), Tomás Martínez de Anca, para presentar dicho estudio, Borras ha manifestado, que con respecto a las guardias que realizan los farmacéuticos, el 36 por ciento de las horas de apertura de las farmacias se concentran en el "horario de guardia", con lo que está "sobredimensionado" por las necesidades y el uso real que hacen de él los ciudadanos, según se desprende del estudio.

Este estudio que el pasado jueves, 2 de septiembre, fue presentado al consejero de Salud y Bienestar Social en Castilla-La Mancha, Fernando Lamata, pone de manifiesto como el 68 por ciento de las visitas que se realizan a las farmacias dentro del horario de guardia "no corresponden a una urgencia real, lo cual significa que el uso que se hace de ese servicio se visualiza más como un horario ampliado que como lo que realmente es, un servicio que ofrecen gratuitamente los farmacéuticos, y que se enmarca en un concepto de urgencia o necesidad objetiva" ha señalado.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha, por su parte, ha agregado que la reunión que mantuvieron con el consejero de Salud y Bienestar Social "tuvo buena cogida" y que el proyecto que le presentaron "lo iba a estudiar".

FARMACIAS RURALES

Por otra parte, Borras ha destacado que las farmacias rurales (las que están en poblaciones de menos de 5.000 habitantes), tienen una media de 0,25 pacientes por guardia nocturna, lo que se traduce en una facturación bruta 4,76 euros y, en muchos casos, "con una frecuencia muy alta de servicios, lo cual, aparte del coste económico que supone también se añade un desgaste significativo de la calidad de vida de los profesionales", ha agregado.

Al hilo, Tomás Martínez ha manifestado que "es el momento de que el farmacéutico rural tenga una labor sanitaria remunerada, adicional a la dispensación de medicamentos, si se quiere mantener viables a farmacias de muy escasa población".

A preguntas de los medios sobre las posibles mejoras o soluciones para que no desaparezcan farmacias, Borras ha manifestado que "hay que considerar las problemáticas que hay en cada zona y que no estemos limitados por la legislación tal y como la tenemos ahora, con la posibilidad de juntar centros de salud, que ahora mismo no se puede".

"Para aquellas farmacias que tienen todo el año de guardias y no es posible hacerlo de otra manera, se podría ofrecer unas compensaciones en tiempo de vacaciones, para que también pueda tener su tiempo de descanso y, para ello, se podría buscar a otra personas que la pueda sustituir", ha propuesto.

El director del Área de Bioindustrias y Farmacia de Antares Consulting ha destacado el coste global que significa para el colectivo farmacéutico mantener el actual sistema de guardias que asciende a 9,4 millones de euros anuales. Y, paralelamente, y debido al deterioro económico del sector, ha apuntado que en Albacete y Guadalajara hay 13 farmacias que tienen riesgo de desaparecer en un futuro de entre dos y cinco años.

Asimismo, Borras y Martínez han destacado que no quieren reivindicar el no hacer guardias "sino buscar medidas más efectivas para reestructurar y optimizar la forma de hacer las guardias, como juntar algunas áreas para hacer el servicio más equilibrado, puesto que hay sobrecarga de farmacias" y, han añadido que "ningún servicio de guardias que se hace en Castilla-La Mancha es rentable, aunque los farmacéuticos están dispuestos a asumirlo, pero hay que buscar otro tipo de fórmulas".

RESIDENCIAS GERIÁTRICAS

Por otra parte, Borras ha hablado del nuevo modelo de Atención Farmacéutica en las Residencias Geriátricas de Castilla-La Mancha que se enmarca dentro de un programa global de aumento constante de la calidad de la prestación farmacéutica que ha realizado el Consejo de Colegios Farmacéuticos de la región.

El director del Área de Bioindustrias ha señalado que este nuevo programa se basa en tres aspectos fundamentales como son la dispensación individualizada de la mediación de todos los residentes a través de Sistemas Personalizados de Dosificación; el soporte al personal sanitario del centro en la detección de problemas relacionados con el medicamento, como la falta de efectividad, las interacciones, y la detección de efectos secundarios, entre otros.

Según Borras, la tercera medida a tomar en las residencias sería la coordinación con el personal médico y de enfermería para trabajar conjuntamente en la mejora de la prestación asistencial a los residentes.

En este sentido, ha señalado que esto "mejora la calidad de vida de los pacientes" que en Castilla-La Mancha son 24.795 personas en 320 residencias y, además, "facilita el trabajo a las residencias", ha indicado.

Asimismo, ha dicho que este nuevo programa tiene una serie de ventajas como son la reducción de los errores de medicación, el aumento del control de los problemas de salud, la buena previsión de medicamentos, la facilitación por parte de la administración y supervisión de tomas, el ahorro de costes y la cooperación entre profesionales sanitarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter