Los ambulatorios de Barcelona empiezan a entregar la factura farmacéutica a los pacientes

Hospital Mancha Centro, sala de espera
EP/SESCAM
Actualizado 01/03/2011 19:28:12 CET

BARCELONA, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los centros de Atención Primaria (CAP) de Barcelona han comenzado este martes a entregar a sus pacientes una factura informativa con el coste real del tratamiento prescrito y la aportación de cada uno de ellos, generalmente del 40 por ciento, según ha señalado este martes el conseller de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz, en la inauguración del congreso europeo de farmacia (Infarma).

La iniciativa forma parte de un proyecto más amplio que pretende acrecentar la concienciación de la ciudadanía sobre el coste de la sanidad pública, y que incluirá progresivamente la instalación de paneles informativos y el envío de 'facturas sombra' a los pacientes que sean dados de alta en los hospitales.

El objetivo es que el plan de información del coste de la factura farmacéutica esté implantado en seis meses en el 95 por ciento del territorio, ha señalado Boi Ruiz, que ha insistido en la importancia de concienciar sobre el papel de agente de salud al que debe tender cada vez más el farmacéutico.

La entrega de la factura farmacéutica se inició el 7 de febrero en 22 ambulatorios de Girona, y se integra en el proyecto de receta electrónica.

El conseller Boi Ruiz ya señaló en una comparecencia parlamentaria que el objetivo es combatir la "conciencia de gratuidad" del sistema sanitario, para aumentar la percepción de que el modelo es solidario y con unos recursos limitados.

PANELES INFORMATIVOS

A partir de este mes de marzo también está previsto instalar una serie de paneles informativos en las salas de espera de las consultas que anunciarán el coste real que suponen los actos médicos y las pruebas diagnósticas, en una implantación que será igualmente progresiva.

Finalmente, y cuando el soporte informático esté adecuado, los hospitales enviarán un documento a casa de los pacientes que sean dados de alta comunicándoles el coste del servicio que han recibido.

Dicho documento se elaborará desde la Conselleria, y no desde los hospitales, para no aumentar así la carga burocrática de los centros.