Bruselas plantea un cambio legal para eliminar una desventaja de las farmacéuticas europeas frente a sus rivales

Publicado 28/05/2018 17:03:22CET

BRUSELAS, 28 May. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha propuesto este lunes un ajuste específico en las normas comunitarias de propiedad intelectual que permitirá a las compañías farmacéuticas fabricar versiones genéricas o biosimilares de un medicamento protegido si lo hace exclusivamente con fines de exportación a terceros países.

En concreto, la UE ha planteado introducir la denominada "dispensa para fabricación con fines de exportación" de certificados complementarios de protección (CCP), con el objetivo de eliminar "una importante desventaja competitiva" de los fabricantes europeos con respecto a sus competidores del resto del mundo.

Así, gracias a esta dispensa, las empresas establecidas en la UE podrán fabricar una versión genérica o biosimilar de un medicamento protegido por un CCP durante el periodo de validez del certificado si lo hacen exclusivamente con fines de exportación hacia mercados extracomunitarios en los que la protección de la patente haya expirado o no haya existido nunca.

El vicepresidente de la Comisión Europea para el Empleo, el Crecimiento y la Inversión, Jyrki Katainen, ha asegurado que se trata de un cambio "bien calibrado" pensado para "eliminar un obstáculo jurídico" que impedía a las empresas europeas "competir en igualdad de condiciones en los mercados mundiales", donde la competencia es "feroz".

El Ejecutivo comunitario ha garantizado que con la protección de la propiedad intelectual para la producción de medicamentos en el bloque comunitario "seguirá siendo la más estricta del mundo" y que los medicamentos protegidos por CCP mantendrán su "plena exclusividad comercial" en la UE.

La propuesta también incluye un conjunto de salvaguardias para "aportar transparencia" y evitar la entrada de productos que no cumplen con los derechos de propiedad intelectual en los mercados de los Estados miembros.

Bruselas cree que la "posición de liderazgo" de la UE en los mercados mundiales del sector farmacéutico está "amenazada" en un contexto de "profundos cambios" en el que la demanda mundial de medicamentos ha aumentado "drásticamente", hasta alcanzar el billón de euros en 2017, y lo cuota de mercado para medicamentos genéricos y biosimilares "es cada vez más importante".

La Comisión Europea ha lanzado esta propuesta para evitar la situación de desventaja que los CCP suponen para las farmacéuticas europeas, aunque su finalizada sea "recompensar la inversión en innovación y proteger la propiedad intelectual".

Actualmente, los fabricantes europeos de productos relacionados con genéricos o biosimilares que están establecidos en la UE no pueden fabricarlos con ningún fin, ni siquiera para su exportación a países en los que la protección por el CCP haya expirado o no exista. Las compañías establecidas en terceros países, por el contrario, sí pueden hacerlo. Esta situación conlleva un "riesgo de deslocalización" de la fabricación y una pérdida de inversiones en la UE.