Las 11 pautas para una mejor asimilación del hierro

Pastilla, mujer, antibiotico
GETTY - Archivo
Publicado 12/06/2018 8:41:40CET

   MADRID, 12 Jun. (EDIZIONES) -

   La toma de suplementos de hierro está indicada cuando existe un déficit de hierro, es decir, cuando los depósitos de hierro en sangre están bajos, con o sin anemia asociada. Para una correcta asimilación del mismo es vital seguir una serie de indicaciones, como por ejemplo evitar la ingesta de leche una hora antes de tomar el hierro y dos horas después de tomar el lácteo.

   El suplemento de hierro también puede estar indicado para la prevención de estados carenciales durante el embarazo o la lactancia, en situaciones clínicas que cursen con malabsorción (como cirugías con resección del estómago, síndromes de intestino corto, enfermedad celiaca no controlada, entre otros), o en pacientes con dietas muy restrictivas o deficitarias en ‘hierro hemo’ (dietas vegetarianas)”, señala la doctora Emilia Cancer Minchot, miembro del área de Nutrición de la Sociedad Española de Endrocrinología y Nutrición (SEEN).

   Según advierte la especialista, el tiempo de la toma del suplemento de hierro depende de cada paciente y, fundamentalmente de la causa que origina el déficit de hierro. “No es lo mismo un paciente que presenta pérdidas de hierro de forma puntual, por ejemplo por un sangrado ginecológico o digestivo controlado, que un paciente que tiene un problema por el que no absorbe el hierro por ejemplo por una cirugía gástrica, donde el déficit puede ser crónico, y por ello el tratamiento también”, precisa.

   En concreto, Cancer indica que existen dos tipos de suplemento de hierro dentro de los alimentos: los ‘hierro hemo’ y los ‘hierro no hemo’:

   - El ‘hierro hemo’ comprende el hierro presente en los alimentos de origen animal. Se absorbe de un 20 a un 75%, de manera que, a pesar de ser un 10% del hierro incorporado por la dieta, constituye el 40% del absorbido. Además, dice que su absorción es muy estable sin verse influenciada por otras variables.

   - El ‘hierro no hemo’ constituye el 90% del hierro incorporado por la dieta. Se encuentra en los alimentos de origen vegetal. “El hierro debe ser reducido de la forma férrica a la ferrosa para absorberse precisando de un medio ácido. La dieta influye de manera crucial en su absorción”, añade. En concreto, cita que el ‘hierro no hemo’ es la forma de presentación de los diferentes fármacos.

PRINCIPALES ALIMENTOS CON HIERRO

   La miembro del área de Nutrición de la SEEN destaca que el ‘hierro hemo’ es entre 2 y 6 veces más biodisponible en la dieta que el ‘hierro no hemo’. “De ahí que los alimentos que contienen ‘hierro hemo’ (principalmente aquellos de origen animal) sean fuentes mayores en su aporte de hierro. Una dieta estándar incorpora unos 12-20 mg/día, del que se absorbe en torno a un 10%, eliminándose el resto por las heces”, indica.

   En relación con los factores que influyen en la absorción del hierro, el ‘hierro hemo’ se ve poco influenciado por la dieta. “De hecho, hasta el momento únicamente el calcio se ha visto que pueda ser un inhibidor para su absorción”, advierte Cancer. En cambio, señala que es el ‘hierro no hemo’ el que se ve más influenciado, hasta 10 veces, por distintos factores.

   El grupo de cárnicos (carnes rojas magras la que más hierro hemo contiene), pescados azules (sardinas, atún) y mariscos (almejas, mejillones, sepia, cigalas) son la fuente mayoritaria en la alimentación de hierro hemo. Respecto al hierro no hemo, los cereales se consideran la fuente mayoritaria, seguida de las legumbres, los frutos secos, el arroz el integral y algunas frutas y verduras, teniendo en cuenta que su biodisponibilidad puede verse comprometida.

   Así, para mantener unos niveles óptimos de hierro la especialista ve conveniente fomentar una alimentación saludable, con especial atención a las fuentes de ‘hierro hemo’, y a su vez tener en cuenta los factores que influyen en la absorción del ‘hierro no hemo’.

PAUTAS EN LA TOMA DEL HIERRO

   1.- “Lo importante no es la hora en que se tome el suplemento de hierro, si no que se tome fuera de las diferentes comidas, preferiblemente en ayunas (es decir cuando el estómago ha estado vacío), para que se absorba mejor. Si la dosis se olvida, se debe tomar en cuanto lo recuerde, pero no hay que doblar la dosis al día siguiente”, aconseja.

   2.- “En lo que no hay duda”, según asegura, es que las proteínas de origen animal y el ácido ascórbico (la vitamina C) favorecen su absorción, tanto en su forma ‘hemo’ como ‘no hemo’.

   3.- Por otro lado, indica que debe evitarse la toma de los suplementos de hierro junto con los lácteos, ya que estos contienen calcio y caseína (proteína presente en la leche) que inhiben su absorción. En concreto, alerta de que el calcio afecta tanto a la absorción del ‘hierro hemo’ como del ‘no hemo’. Su efecto sobre la absorción disminuye tras 2 horas de su ingesta. De ahí que se recomiende separar la toma de los suplementos de hierro de la toma de la leche o derivados, y del café, así como no tomar los suplementos de hierro junto con suplementos de calcio.

   4.- También se han descrito inhibidores de la absorción del hierro como los fosfatos, los polifenoles presentes en el café, en el té, o en el vino, o el salvado, así como los suplementos de fibra, la yema de huevo o la proteína de soja. “Esto no significa que no deban consumirse, si no que es mejor no tomarlos cerca del suplemento de hierro para que no afecte a su absorción”, indica la miembro de la SEEN.

   5.- Los suplementos de hierro solo se deben tomar bajo supervisión médica.

   6.- Se debe respetar la dosis que se ha pautado, y el tiempo que se ha recomendado de su toma.

   7.- Durante la toma de hierro las heces pueden hacerse negras porque el hierro que no se absorbe se elimina por las heces. Además, la toma de hierro puede favorecer el estreñimiento, o producir ciertas molestias gastrointestinales.

   8.- Es recomendable, siempre que se pueda, y si no presenta ningún problema que lo contraindique, tomarlo con un zumo de naranja (por su alto contenido en Vitamina C), separado de la leche o derivados, del café o té, y preferiblemente tras el ayuno nocturno, para facilitar su absorción.

   9.- Es recomendable limitar el consumo de productos con fibra a la vez que el suplemento de hierro.

   10.- Si pertenece a uno de los grupos de riesgo para presentar deficiencia de hierro (adolescentes, mujeres en edad fértil, embarazadas, lactantes) recuerde tomar alimentos ricos en hierro, reforzar el consumo de alimentos con alto contenido en vitamina C, separar los lácteos de las comidas principales (consumirlos entre horas), y evitar el consumo de café y té con las comidas.

   11.- Si toma algún otro medicamente hay que consultar con su médico por si pudieran afectar a la absorción del hierro, o el hierro a la de ellos (sobre todo si toma Levotiroxina, suplementos de Zinc, suplementos de Calcio, Omeprazol u otros inhibidores de la bomba de protones, o antiácidos).