El tratamiento de las varices, mejor en invierno

Varices
GETTY
Publicado 09/02/2018 12:12:07CET

MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las arañas vasculares o varices deben tratarse en invierno, sobre todo si aparecen en la cara, ya que la luz es mucho menos intensa, por lo que se evitarán las manchas, ha señalado el director del Instituto de Dermatología Integral, Miguel Sánchez Viera.

Las varices pueden ser tratadas mediante láser o múltiples inyecciones de líquidos esclerosantes, y, en casos severos, cirugía. Será el dermatólogo quien deba valorar estas opciones.

"Ambos tratamientos funcionan a la perfección y son muy rápidos, ya que al ser venitas muy finas y superficiales, los resultados se aprecian muy rápidamente", ha destacado el experto.

La esclerosis vascular consiste en inyectar en el interior de los vasos afectados 'activos esclerosantes' para provocar una reacción inflamatoria controlada en las paredes internas del vaso a tratar, de forma que remita su dilatación excesiva.

"El especialista valorará el número de tratamientos a aplicar dependiendo de la extensión de la zona, aunque lo habitual suele ser una vez a la semana", ha añadido el doctor.

Según ha señalado Sánchez Viera, en el caso del láser, el que mejor resultados ofrece es el de 'Nd:YAG', que funciona coagulando el vaso sanguíneo por calentamiento.

Por su parte, para las arañas vasculares que aparecen en la cara, lo más recomendable son los láseres vasculares, que "proporcionan un excelente resultado médico y estético". El paciente podrá reincorporarse prácticamente de inmediato a su vida diaria teniendo en cuenta que la zona tratada debe estar muy bien protegida del sol para evitar que queden manchas.

FACTORES DE RIESGO

Las varices son la manifestación más habitual de lo que se denomina Insuficiencia Venosa Crónica (IVC), una patología con una importante incidencia, que se estima afecta a un 30 por ciento de la población, según datos del Capítulo Español de Flebología.

La herencia genética y la edad son los elementos que más influyen en su aparición, si bien hay que tener en cuenta otros factores, como el sobrepeso y la obesidad, el sedentarismo y la exposición al sol. El calor provoca un agravamiento de los síntomas dada su acción vasodilatadora, que hace que la sangre se acumule en las piernas, por eso los pacientes deben evitar las altas temperaturas.

Por sexos, son las mujeres las que más las padecen, sobre todo porque las varices se incrementan durante los embarazos. Entre los profesionales, son los que pasan largas jornadas de pie los más afectados.