Técnicas estéticas que minimizan los efectos de los tratamientos oncológicos

Cáncer, adolescente
GETTY
Publicado 05/02/2018 12:45:41CET

MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los tratamientos contra el cáncer conllevan, en muchas ocasiones, un deterioro del estado de la piel y del aspecto de los pacientes que, si no se atajan a tiempo, pueden suponer alteraciones estéticas crónicas.

Estos cambios afectan en numerosas ocasiones al cuero cabelludo, al pelo de las cejas y a las pestañas. Según explica la especialista de la Clínica de Medicina Estética, Yolanda Albelda, en ocasiones el pelo puede volver a crecer, sobre todo el del cuero cabelludo, pero lo hace más debilitado y sin fuerza. Para mejorarlo existen una serie de tratamientos que mejoran la calidad de ese pelo, como la mesotarapia de vitaminas, la radiofrecuencia indiba o el peeling químico nanopore con factores de crecimiento.

MICROPIGMENTACIÓN HIPERRREALISTA

En las cejas y pestañas, sin embargo, el pelo puede no volver a crecer, por lo que una de las técnicas más eficaces para que los pacientes recuperen el aspecto que tenían antes del diagnóstico es la micropigmentación hiperrealista 3D, según apunta la especialista. Esta técnica consiste en reproducir pelo a pelo el vello perdido mediante pigmentos depositados en la dermis superficial, sobre todo en las cejas.

También se utiliza para simular la areola mamaria en pacientes que han sufrido cáncer de pecho y son sometidas a una reconstrucción, ya que, para muchas mujeres, la pérdida del pezón supone una situación traumática.

MEJORA DE LA PIEL Y ELIMINACIÓN DE CICATRICES Y QUELOIDES

La medicina estética también puede mejorar las cicatrices post-quirúrgicas, la hipersensibilidad y reactividad de la piel, las manchas y los queloides que puedan surgir tras los tratamientos contra el cáncer.

Como explica Yolanda Albelda, la piel, órgano más extenso del cuerpo humano, con alrededor de 5 kilos de peso, es uno de los primeros sitios donde se manifiestan los efectos secundarios, ya sea en forma de manchas, picor, descamación, o pérdida de brillo y elasticidad.

"Para mejorar su aspecto combinamos peelings químicos con nanopore, que es un dispositivo con micro agujas que provoca una microperforación del estrato córneo responsable de la síntesis de nuevo colágeno, facilitando la penetración de los diferentes principios activos en las capas más profundas de la piel", destaca Yolanda Albelda.

Previamente se puede aplicar carboxiterapia, técnica que se basa en la inyección de gas CO2 para favorecer la liberación del oxígeno unido a la hemoglobina. Con ello se consigue una oxigenación de los tejidos y mejorar la calidad de las cicatrices.

Por todo ello, la Clínica de Medicina Estética Yolanda Albelda ha creado un protocolo de atención a pacientes oncológicos en el que se contemplan estas y otras terapias ideadas para minimizar las secuelas oncológicas.

"La idea surge de la necesidad generada por algunas de nuestras pacientes afectadas por la enfermedad del cáncer, cuyas secuelas derivadas del tratamiento no sólo les afecta a nivel físico sino también a nivel psicológico", explica Yolanda Albelda.

Así, señala la experta, la medicina preventiva y estos tratamientos médico-estéticos consiguen que los pacientes que superaron un cáncer puedan pasar página recuperando su aspecto anterior y mejorando su calidad de vida.