Si tienes sensibilidad dental y la quieres evitar, olvida estos alimentos

Azucar, bollos, dulces, comida
GETTY// PILIPPHOTO - Archivo
Publicado 13/07/2018 12:20:47CET

MADRID, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

Con la llegada de las altas temperaturas, surge la necesidad de ingerir más alimentos y bebidas frías, como granizados, o helados. Sin embargo, si al tomar algo frío se nota dolor en los dientes, se sufre un problema llamado sensibilidad dental, y el malestar con las cosas frías es su primer indicador.

La sensibilidad dental, que afecta al 25 por ciento de la población adulta, según el Ilustre Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia (ICOEV), se manifiesta con un dolor intenso, de corta duración, en respuesta al frío, al calor e incluso al tacto. Suele ser un síntoma asociado a procesos como caries dental restauraciones mal ajustadas, fisuras, traumatismos dentarios, recisión gingival o pérdida del esmalte dental.

Pero, ¿por qué se produce? "Se produce cuando la dentina está expuesta, lo que implica que los túbulos dentarios están abiertos y, por tanto, también el acceso a las terminaciones nerviosas que hay en la pulpa", ha explicado la odontóloga de Blua Sanitas, Elena Criado.

La revista farmacéutica 'Acofar' indica que hay diversas situaciones que provocan sensibilidad dental. Destacan un cepillado inadecuado, un cepillo con filamentos muy duros o una pasta muy abrasiva, lo que puede provocar abrasión del esmalte; una fuerza excesiva en la masticación o por apretar los dientes fuertemente por las noches y hacerlos rechinar, lo que se llama bruxismo.

Enfermedades de la encías, como la gingivitis y la periodontitits, que cursan inflamación también dejan la dentina al descubierto y ciertos tratamientos odontológicos, como la limpieza profesional, un tratamiento periodontal o una ortodoncia, también provocan una pérdida de esmalte.

En este sentido, el Consejo de Dentistas y el Consejo Europeo de Dentistas alertan del peligro de sufrir sensibilidad dental, además de otros problemas graves como quemaduras o alteraciones en las mucosas, motivados por los tratamientos blanqueantes de la dentadura si se llevan a cabo sin la supervisión de un odontólogo. Los expertos avisan de que estos efectos aumentan cuanto mayor es la concentración del agente blanqueante.

Sin embargo, los alimentos que toma una persona juegan un papel muy importante en la posibilidad de sufrir sensibilidad dental o evitarla. Paralelamente, ciertas estaciones del año, según 'Acofar', fundamentalmente verano o invierno, cuando se consumen alimentos muy fríos y muy calientes, respectivamente, también tienen mucha importancia.

ALIMENTOS QUE FAVORECEN LA SENSIBILIDAD DENTAL

Evitar consumir esta comida o este tipo de ingredientes puede ayudar a matizar y solucionar el problema de la sensibilidad dental. Casi todos ellos están relacionados con el azúcar, lo que hace que la sensibilidad dental sea un problema cada vez más prevalente debido a la creciente cantidad de azúcar que se incluye en la dieta moderna, según Sanitas.

- Cítricos. Si la saliva no neutraliza el ácido, los dientes se vuelven más sensibles y favorecen la erosión del esmalte.

- Las bebidas carbonatadas. Además de contener azúcar, su pH ácido erosiona el esmalte y la dentina, lo que failita la aparición de hipersensibilidad. Si se consumen, lo más recomendable es enjuagarse después.

- Helados. La temperatura fría provoca molestias en los dientes, pero además los helados contienen una elevada cantidad de azúcar, lo que puede derivar en caries.

- Dulces. Los duros, los ácidos, los chiclosos y, en general, todo tipo de dulces, pueden estimular la sensibilidad dental.

- Alcohol. Su consumo puede favorecer la aparición de caries y aumentar la sensibilidad dental, debido al alto contenido en azúcar.

- Café. Favorece la sensibilidad dental debido a su alta temperatura, su acidez y la tendencia de añadirle azúcar.

TRATAMIENTO DE LA SENSIBILIDAD DENTAL

Hay una gran variedad de tratamientos para la sensibilidad dental que varían en función del paciente. Abarcan desde productos que pueden adquirirse en farmacias o grandes superficies, hasta aquellos que se aplican en una clínica dental de la mano de profesionales cualificados.

Los productos que pueden usarse se pueden diferenciar en dos grupos, según explica el ICOEV. Los derivados del potasio y los que contienen proarginina, fluoruro de estaño y biocristales de fosfosilicato.

En cuanto a los primeros, el ICOEV explica que pueden ir desde el nitrato al cloruro pasando por el citrato. Es el más efectivo spero sus efectos son a medio y largo plazo. Su acción se centra en inhibir la transmisión nerviosa que ocasiona el dolor al acceder a la pulpa por los túbulos dentarios.

En referencia a los segundos, es necesario destacar que sus efectos son a corto plazo y, por lo tanto, alivian el dolor más rápidamente, aunque su efectividad real es menor, ya que pueden desactivarse y volver a la situación inicial con el contacto con ácidos o cepillados. Su efecto se centra en el sellado de los tubos dentinatarios del diente, manifiesta el ICOEV.

"La sensibilidad dental sólo deriva en cirugía en los casos en los que se ha producido por una retracción de encías y se necesita corregir la lesión", ha clarificado la odontóloga Criado. "Por otro lado, si la sensibilidad se debe a caries, se resuelve simplemente con un empaste sin necesidad de una intervención quirúrgica", ha concluido la experta.

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.