Un estudio encuentra relación entre la enfermedad de las encías y la hipertensión

Dientes, bruxismo
PIXABAY - Archivo
Publicado 21/06/2018 18:08:10CET

De la misma forma, también han comprobado que la terapia periodontal reduce la hipertensión

MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un estudio presentado este viernes en el congreso de periodontología e implantología EuroPerio9 ha encontrado relación entre la periodontitis (enfermedad de las encías) con una mayor probabilidad de sufrir hipertensión (presión arterial alta).

"La periodontitis y la hipertensión afectan a millones de personas en todo el mundo. Ambas condiciones se han relacionado con la incidencia de eventos cardiovasculares. Además, comparten factores de riesgo como la diabetes, la mala alimentación y el tabaquismo. Cada vez hay más pruebas de que la enfermedad de las encías aumenta el riesgo de futuras enfermedades cardiovasculares, independientemente de los factores de confusión como el tabaquismo y la obesidad", ha explicado la autora principal del estudio, Eva Muñoz Aguilera, especialista en periodoncia en el UCL Eastman Dental Institute de Londres (Reino Unido).

Tal y como comenta la experta, estudios previos han sugerido un vínculo entre la periodontitis y la hipertensión, pero se sabía poco sobre el porqué de esta asociación. Por tanto, el objetivo de este nuevo estudio ha sido determinar si los pacientes con periodontitis tenían más probabilidades de ser diagnosticados con hipertensión en comparación con las personas sin periodontitis.

El estudio ha incluido revisión sistemática, que ha investigado el efecto del tratamiento periodontal sobre la presión arterial sistólica y diastólica, así como el nivel de evidencia científica hasta ahora que vincula estas dos patologías. "Desde un punto de vista biológico, esta asociación es posible, ya que los microorganismos que causan la inflamación en la enfermedad de las encías pueden crear inflamación tanto local como sistémica, lo que lleva a daños en los vasos sanguíneos", ha detallado.

"Si se demuestra que existe un vínculo entre la enfermedad periodontal y la hipertensión, y que es causal, esto nos daría la oportunidad de actuar en el diagnóstico, la prevención y el tratamiento de la enfermedad de las encías con el fin de contribuir, a su vez, en la prevención y el tratamiento de la hipertensión, evitando las complicaciones devastadoras causadas por la presión arterial elevada", ha señalado la investigadora.

La revisión sistemática ha incluido estudios observacionales y experimentales publicados hasta octubre de 2017. Dos revisores de forma independiente revisaron, seleccionaron y extrajeron los datos de la búsqueda realizada y evaluaron el riesgo de sesgo. También se realizaron estudios más allá de la relación periodontología-hipertensión, extendiendo la búsqueda a artículos sobre enfermedades cardíacas, síndrome metabólico y otras afecciones crónicas y sistémicas relacionadas con la enfermedad de las encías.

Los resultados mostraron que el diagnóstico de periodontitis moderada a severa se asoció con mayor probabilidad, entre un 30 a 50 por ciento, de presión arterial alta, y aún más alta en la periodontitis severa. En estudios de cohortes que examinaron la asociación, la periodontitis predijo la aparición de hipertensión.

Por su parte, dos de los tres estudios experimentales incluidos en la revisión confirmaron una reducción de la presión arterial después del tratamiento periodontal. De acuerdo con los resultados, los investigadores estiman que el tratamiento de la enfermedad de las encías en pacientes con presión arterial elevada podría estar en el rango o incluso más alto de lo que se consigue con un medicamento para la presión arterial, por lo que esto es "bastante significativo".

En cuanto a los siguientes pasos, la doctora Muñoz Aguilera ha señalado que necesitan más investigación, como estudios longitudinales y ensayos controlados aleatorios con presión arterial como resultado primario, para confirmar este efecto. "Debido al tamaño de muestra requerido para realizar más investigaciones sobre este tema, estos estudios serán costosos. Esperamos unir fuerzas con otros profesionales de la salud para continuar nuestra investigación", ha resaltado.