Contador

¿Cuántas pestañas hay en cada ojo? ¿Vuelven a salir si se caen? ¿Sabes cómo cuidarlas?

OJO, PESTAÑA
GETTY IMAGES/HEMERA / VALUA VITALY
Actualizado 06/09/2017 9:22:48 CET

MADRID, 6 Sep. (EDIZIONES) -

Las pestañas son la principal barrera de protección del ojo. Son como una cortina que tienen nuestros ojos que se cierra ante cualquier situación o agente que pueda dañarlos. Son largas, cortas, más curvadas o menos, y de un color u otro, generalmente igual que el de nuestro cabello. Nacemos con ellas, ya que generalmente se desarrollan dentro del útero materno. Eso sí, igual que con el cabello, con la madurez se pierde densidad en las pestañas.

"Aparte de la función decorativa o estética tienen un papel protector para evitar que entre en el ojo cualquier cuerpo extraño que se encuentre en el ambiente, como polvo o arena, por ejemplo, además de que protege al ojo filtrando la luz solar e impide la irritación ocular", explica en una entrevista con Infosalus el doctor Ángel Romo, del departamento de Oculoplastia del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

El especialista recalca además que si se caen sí vuelven a salir. "De hecho, cada cinco o seis meses se renuevan y tardan como siete u ocho semanas en crecer. Aunque en casos de pestañas patológicas, pacientes con alteraciones como la triquiasis, por ejemplo, un caso en el que la pestaña se curva hacia dentro, hacia el globo ocular y lo roza irritándolo, cuando las quitamos el paciente tiene molestias durante tres o cuatro semanas", comenta.

Aunque parezca mentira, en el párpado superior existen entre 150 y 200 pestañas, mientras que en el inferior hay unas 80. "Son muy finitas y hay varias hileras. El párpado superior es como una malla de pestañas tupidas. Hay muchísimas, lo que pasa es que muchas veces por el rímel pensamos que son más pocas, y son más gruesas de lo que en realidad son", agrega.

Se trata de un pelo normal, de hecho tiene la misma estructura que los pelos de la cabeza. Nace de un folículo piloso y se van añadiendo escamas de queratina como cualquier otro pelo. Eso sí, difiere tanto en el tamaño como en el grosor, y no suelen pasar de los 5 u 8 milímetros de tamaño. "El grosor es más variable aunque siempre será más fino que el del cabello. El color de las pestañas depende de la melanina, igual que cualquier cabello de otra localización", indica el oftalmólogo.

CUIDADOS ESPECIALES

El doctor del Hospital Clínico San Carlos de Madrid insiste en la limpieza exhaustiva de las mismas porque si no se pueden dar diversas enfermedades relacionadas con las pestañas. "Tras maquillarse conviene extremar la limpieza y retirar bien el rímel. Una de las patologías más frecuentes que hay actualmente es la blefaritis, que afecta al borde del párpado y es donde nacen pestañas. Hay unas toallitas específicas de higiene en las farmacias pero también se pueden limpiar con un poco de espuma de un champú neutro. Igualmente sucede con la raya del ojo, conviene desmaquillarse de forma exhaustiva para que no quede ningún resto", explica el especialista.

Aunque existen diferentes enfermedades relacionadas con las pestañas, el experto menciona las tres más frecuentes: la blefaritis, la triquiasis antes mencionada, y los famosos orzuelos. "La blefaritis afecta a la caída de las pestañas y su origen se encuentra en una inflamación del borde palpebral. Cualquier encurvamiento, como la triquiasis, hace que roce la córnea y se irrite el ojo. Y por último estarían los orzuelos, provocados por una infección de las glándulas sebáceas en la base de las pestañas o por una infección de las glándulas sudoríparas", añade.

El también miembro de la Sociedad Española de Oftalmología (SEO) destierra el mito de cortar las pestañas cuando nace un bebé, para que supuestamente éstas salgan más fuertes y curvadas. "Forma parte del acervo cultural pero no tiene ningún fundamento científico, ni biológico, ni nada", apostilla.

Sobre los rizadores de pestañas que muchas mujeres emplean para maquillarse y curvar más sus pestañas, el doctor Romo sostiene que, como cualquier producto que pueda producir un cambio en la morfología de la pestaña, igual que los tintes, "no favorece, pero tampoco lo daña especialmente". A su juicio, es "más importante" el cuidado del nacimiento del pelo de la pestaña, que el cuidado del cabello externo de la pestaña. "Cualquier pestaña que se caiga va a empezar a nacer otra", sentencia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter