¿Cuándo se fija el color de los ojos? ¿De qué depende uno u otro color?

Bebé, recién nacido
PIXABAY
Actualizado 30/12/2017 9:38:31 CET

   MADRID, 30 Dic. (EDIZIONES) -

   Cada persona tiene su color de ojos particular que puede coincidir o no con el de sus padres o sus hermanos. La genética juega aquí un papel importante, aunque la melanina es determinante. El caso es que todos los niños nacen con los ojos azules o grisáceos, un color que puede variar hasta que a los 3 años se fije el tono definitivo.

   En una entrevista con Infosalus, Jaime García Aguado, pediatra de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP) y miembro del grupo de actividades y de alteraciones visuales en la infancia, subraya que más o menos a partir del año es cuando se define cómo será fundamentalmente ese color del ojo en los niños, que ya se va matizando desde sus seis meses de vida.

   Este experto avisa además que no siempre los niños nacen con los ojos azules, también pueden hacerlo con ojos oscuros, "una situación en la que es más fácil que su color no cambie".

   Por su parte, el secretario general de la Sociedad Española de Oftalmología, y jefe de la sección de Oftalmología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, José Manuel Benítez del Castillo indica a Infosalus que el color de los ojos de las personas depende fundamentalmente de la cantidad y distribución de melanina en el iris, el mismo pigmento que nos proporciona la coloración de la piel, aunque también participa otro pigmento, el 'hipocromo', que también participa en la coloración del ojo, aunque de forma menos importante.

   El también catedrático de Oftalmología de la Universidad Complutense de Madrid, y presidente de la Sociedad Oftalmológica de Madrid, señala en este sentido que los ojos marrones tendrán una gran cantidad de melanina, mientras que los claros, como los azules o verdes, tendrán una menor cantidad de este pigmento. "Un color u otro dependerá de la genética de cada persona. Aunque es raro, también puede darse que padres de ojos marrones puedan tener un vástago de ojos azules. No es un solo gen el que marca el color, sino tres o cuatro genes son los que codifican el color de los ojos de la persona", agrega.

POCA MELANINA AL NACER

   El oftalmólogo subraya que los niños al nacer, especialmente los de piel blanca caucásica, tienen muy poca melanina en la parte delantera del iris, de ahí ese color azulado o grisáceo. No obstante, indica que conforme van pasando los meses, y gracias a la genética y a otros factores como a la acción de la luz solar, las células fabrican más o menos melanina, que se va depositando en el iris. Descarta totalmente también la creencia popular de que el color de los ojos se determinará con el fin de la lactancia materna.

   "No tienen nada que ver ambos conceptos. Más o menos a los tres años sabemos que el color del ojo no va a cambiar, aunque a partir del año del niño se registrarán pocos cambios. No pasará de un azul a un marrón, pero ese verde o azul pueden acentuarse más. No hay fecha fija, es un proceso que ocurre hasta loso tres años de edad", avisa el experto.

   Asimismo, Benítez del Castillo recuerda que hay algunas personas pueden tener un ojo de cada color, debido a que se deposita más cantidad de melanina en un ojo que en otro. "Normalmente suele ser un problema. Hay una enfermedad, el 'síndrome de horner', que la provoca. Igualmente, cuando ese color de ojos diferente se produce de nacimiento se conoce como 'heterocromía'", añade.

¿VARÍA EL COLOR A LO LARGO DE LA VIDA?

   Benítez del Castillo subraya además que el color de los ojos varía con la edad y con la enfermedad, además de con determinados tratamientos oftalmológicos. "Hay enfermedades que aparecen durante la vida y condicionan que el ojo sea de diferente color, las enfermedades conocidas como 'uveítis'. Y otra enfermedad que puede hacer que el ojo se oscurezca es el glaucoma pigmentario", agrega.

   Con la edad dice que nos aparece el 'arco senil', un depósito de colesterol alrededor de la córnea, por el que, aunque el color del iris no cambia, sí a la percepción de las personas del mismo por ese depósito de colesterol. Asimismo, el miembro de la Sociedad Española de Oftalmología subraya que hay tratamientos farmacológicos, como los destinados al glaucoma, unos colirios de prostaglandinas que oscurecen el color del ojo, y lo hacen más marrón. "Así que si esa persona tiene glaucoma en solo uno ojo, en unos meses éste será de distinto color y se volverá más marrón por el tratamiento", puntualiza el doctor del Hospital Clínico San Carlos.

   Igualmente, recuerda que a los albinos les falta melanina en la piel y en los ojos, que hace que el iris sea muy azul, muy claro, pero también la falta melanina en retina hace que estas personas vean mal porque se necesita melanina en retina. Aquí destaca cómo las personas de ojos más claros suelen ser más sensibles a la luz porque el iris deja que pase más luz y esa falta de pigmento, de melanina en la retina condiciona su fotosensibilidad.

   En este punto, el responsable del Hospital Clínico San Carlos cree que es una "barbaridad" que haya personas que quieren cambiarse el color de sus ojos. A su juicio, con las operaciones con láser que lo permiten se están registrando unas "complicaciones brutales" para los ojos a la larga. Por otro lado, pide ser cauteloso en el uso de lentillas de colores, especialmente si se es una persona que no tiene ningún problema de visión y simplemente lo hace por verse mejor, ya que previsiblemente desconozca las condiciones de higiene a seguir con las lentes de contacto.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.