Consejos para perder esos kilitos ganados en verano

Adelgazar, dieta, cinta métrica
PIXABAY - Archivo
Actualizado 17/08/2018 12:25:20 CET

   VALÈNCIA, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Expertas en nutrición del Hospital Quirónsalud recomiendan planificar el menú semanal con una lista de compra cerrada --para no comprar lo que no se debe--, además de tomar en ayunas un vaso de agua templada con limón para alcalinizar el organismo y mejorar el tránsito intestinal con el fin de eliminar toxinas de forma eficiente, ayudar a bajar la hipertensión, depurar el hígado y ayudar así a perder los kilos de más que se hayan podido adquirir durante las vacaciones de verano.

   Según ha explicado en un comunicado la espcialista en nutrición del Hospital Quirónsalud Torrevieja Carolina Pérez "cuando estamos de vacaciones muchas veces nuestro tránsito intestinal no funciona tan regularmente como desearíamos, además de que la ingesta de grasa se aumenta y la de fibra muchas veces disminuye". "En verano no llevamos un control en las comidas, comemos con más sal, a deshoras, con menos fibra, dejamos de practicar ejercicio con asiduidad, etc. Esto nos puede hacer que suframos retención de líquidos, lo que hace que aumentemos de volumen de manera considerable, haciéndonos sentir hinchados, pesados y molestos", ha apuntado.

   La doctora ha aconsejado reorganizar los horarios, poco apoco, para volver a las costumbres. "Tu organismo sigue un ritmo biológico determinado por tus hábitos, razón por la cual es importante que comamos siempre a las mismas horas y evitar pasar más de 3 ó 4 horas sin ingerir nada. Retomar la pauta nutricional de tres comidas principales y dos tentempiés a media mañana y a media tarde", ha precisado.

   Por su parte, la especialista en nutrición de la Unidad de Obesidad del Hospital Quirónsalud, Rocío Práxedes, ha recomendado evitar cenar tarde para ayudar a que el ciclo del sueño se retome y se realice correctamente, ya que hasta volver a generar el hábito es normal encontrarse cansado. "Aun así, --añade-- debemos evitar abusar del café, té o refrescos excitantes, ya que son estresores nutricionales y engordan porque activan el cortisol y la insulina".

   Según Quirónsalud, del actual Plan de Salud de la Comunitat Valenciana se desprende que el 93% de las muertes en el territorio, se deben a enfermedades no transmisibles, y entre ellas, destaca el importante peso de las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares, el cáncer, las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores y la diabetes, lo que en conjunto suponen siete de cada diez defunciones.

   Al respecto, la especialista Rocío Práxedes ha señalado que "todas estas enfermedades comparten una serie de factores de riesgo modificables como son la obesidad, el sedentarismo y el consumo de alcohol y tabaco y cuyos efectos ya comienzan a ser visibles".

DIETA MEDITERRÁNEA 

   Tal y como ha indicado Rocío Práxedes, "la tradicional dieta mediterránea, está compuesta principalmente por alimentos procedentes de la tierra como las frutas, verduras, hortalizas, legumbres, cereales, frutos secos y el aceite obtenido de la aceituna, además de productos del mar y del consumo de productos frescos, locales y de temporada, unidos a la realización de comidas en compañía, y otros estilos de vida saludables como es la práctica diaria de actividad física moderada. Sin embargo, último informe de consumo de alimentación en España elaborado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, evidencia que los españoles no comemos tan bien".

   En este sentido, la doctora Carolina Pérez ha señalado que "la ingesta que hacemos de carne, es muy superior a la de pescado. El año pasado comimos de media, casi seis raciones de carne por semana, y tan sólo tres raciones de pescado. En cuanto a frutas, verduras y hortalizas, nos quedamos en un consumo diario de algo más de 500 gramos, cuando la recomendación de los organismos sanitarios es de al menos setecientos gramos, las famosas cinco raciones al día".