Consejos para mantener una buena salud bucodental en verano

Sonrisa, dientes, playa, verano, madre, hija, gafas
GETTY - Archivo
Publicado 26/06/2018 17:43:58CET

MADRID, 26 Jun. (EDIZIONES) -

En los últimos dos años, se ha registrado un aumento de 6 puntos porcentuales en las personas que acuden al dentista varias veces al año1 y el verano es clave, ya que tanto en julio como en septiembre se aprecian repuntes en las visitas al odontólogo, según datos de Sanitas Dental.

La explicación es sencilla: antes del verano aumentan las personas que acuden al dentista en busca de una solución estética ante los eventos señalados que son propios de esta temporada como bodas, bautizos y comuniones; y después es habitual sentir alguna molestia, ya que durante las vacaciones nos relajamos, cambiamos nuestro estilo de vida y la salud bucal se resiente.

En concreto, durante los meses que preceden a esta estación aumentan, según datos de Sanitas Dental, en España los tratamientos estéticos en las consultas odontológicas. De acuerdo con la compañía, un 14 por ciento de los pacientes visita al dentista en busca de una mejora en estética.

El tratamiento más demandado es el blanqueamiento: en los últimos cinco años su demanda ha aumentado hasta situarse en un 15 por ciento anual. Pero también, y cada vez más, los implantes, las carillas y las ortodoncias "invisibles" se popularizan en las consultas.

El incremento de la estética dental está vinculado a la reciente accesibilidad de los centros odontológicos, así como al aumento en la preocupación por la imagen física. "El perfil del paciente se encuentra entre los 20 y 45 años, generalmente mujer en zonas urbanas, aunque se está incrementando el número de hombres que buscan este tipo de tratamientos", ha indicado Manuela Escorial, odontóloga de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental.

¿Y DESPUÉS DEL VERANO?

También es frecuente descuidar la higiene bucal con los cambios en las rutinas y los horarios de las vacaciones. A veces puede ser complicado lavarse los dientes cuando se come fuera de casa, lo que puede favorecer la aparición de caries, especialmente en los días con altas temperaturas. El calor y una mayor exposición solar pueden contribuir a sufrir deshidratación y sequedad bucal.

Asimismo, los niveles de saliva disminuyen y con ello su efecto protector sobre los dientes y encías, lo que supone un aumento del riesgo de caries.

El cepillado después de comer neutraliza los ácidos de la boca y evita que los dientes queden afectados. El Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España recomienda de forma excepcional recurrir a los chicles sin azúcar y con xilitol después de comer, ya que aumentan el pH bucal, dificultan la acción agresiva de las bacterias, estimulan la salivación y ayudan a expulsar los restos de comida que quedan entre los dientes. Las caries están relacionadas con la mayor parte de patologías bucodentales, como las enfermedades periodontales o la halitosis.

El cloro de las piscinas es otro de los riesgos bucales asociados al verano. Las piscinas se tratan con esta sustancia para mantener el pH, pero sus elementos químicos descomponen las proteínas de la saliva, lo que provoca un aumento de los depósitos orgánicos en los dientes, que se transforman en placa bacteriana y posteriormente en el archiconocido sarro.

CONSEJOS PARA NO DESCUIDAR TU SONRISA EN VERANO

Junto a estos, otros factores de riesgo también pueden repercutir en la salud bucodental como la exposición solar o el abuso de bebidas azucaradas o muy frías para calmar el calor. La odontóloga de Sanitas Dental añade estos cuatro consejos para disfrutar del verano sin perder la sonrisa:

1. Si tienes férula de descarga o de ortodoncia, no olvides utilizarla aunque sea en días alternos. Puede que te dé más pereza porque estás con amigos o familia, incluso en campamentos, pero si no lo haces puede suceder que a la vuelta no se ajuste y haya que hacer algunas modificaciones técnicas.

2. Si vas a comer o cenar fuera, lleva un kit de limpieza dental para lavarte los dientes después de cada comida al menos durante 2 minutos. Si no fuera posible, se puede recurrir excepcionalmente a los chicles sin azúcar y con xilitol.

3. Mantente hidratado, pero evita las bebidas azucaradas o muy frías. El azúcar produce caries y las bebidas muy frías favorecen la sensibilidad dental. Opta por el agua en la medida de lo posible, esta también equilibra el pH de la boca y reduce la formación de ácidos y bacterias.

4. Aplica protección solar sobre los labios para prevenir el cáncer oral. Los labios forman parte de la piel y como tal, pueden verse afectados por lesiones y quemaduras solares

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.