Cepillarse los dientes con pasta dental fluorada, aconsejable después de ir a la piscina

Cómo enseñar a los niños a limpiarse los dientes
ISTOCK
Actualizado 03/08/2017 11:57:49 CET

   MADRID, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

   A pesar de que la exposición que habitualmente tenemos al cloro "no es suficiente" como para dañar el esmalte dental, "siempre" es aconsejable cepillarse los dientes con pasta dental fluorada después de acudir a la piscina, pues para el tratamiento de esta se usan productos químicos que pueden llegar a dañar la salud bucodental, según la odontóloga de Sanitas Dental, Patricia Zubeldia.

   En este sentido, "es necesario que los niveles químicos del agua se mantengan de forma rigurosa para prevenir la erosión del esmalte y, por lo tanto, hay que tener un cuidado especial en las piscinas localizadas en los domicilios privados, donde el control de los elementos químicos es menor y el pH del agua podría dañar el esmalte dental", ha concretado la doctora.

   "Los componentes químicos del agua hacen que las proteínas salivales se descompongan de una manera más acelerada de lo habitual, provocando que se incrementen los depósitos orgánicos en los dientes", ha añadido.

   Normalmente el tiempo de exposición al cloro no es tan extenso como para dañar la salud bucodental, experiencia contraria a la de los nadadores profesionales, quienes suelen estar más de seis horas semanales en la piscina, con lo que tienen un mayor riesgo de sufrir problemas en los dientes, pues se exponen de manera continuada al agua tratada con cloro.

   Así, estos pueden llegar a presentar diversos problemas, como por ejemplo el 'sarro del nadador', pues con la mayor exposición al cloro, "las bacterias se adhieren con más facilidad y se transforman en placa bacteriana, que se mineraliza y se convierte en sarro, que se ve, sobre todo, en los dientes frontales con manchas amarillentas o marrones". Además, este puede afectar de forma grave provocando inflamación de encías (gingivitis), mal aliento (halitosis), caries o periodontitis.

   Por ello, "es esencial para los nadadores profesionales mantener unos hábitos de prevención, como fluorar los dientes regularmente y llevar un control sobre los niveles químicos del agua para evitar que el esmalte dental se debilite o erosione. Hay que tener en cuenta que el sarro puede eliminarse de manera sencilla con una limpieza dental profesional", ha concluido la especialista.