Abusar del esmalte puede causar hongos en las uñas de los pies

Uñas del pie. Pintauñas. Pies
PIXABAY - Archivo
Publicado 22/05/2018 11:48:50CET

   VALÈNCIA, 22 May. (EUROPA PRESS) -

   El Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) ha alertado este martes de que con la llegada del calor y el destape de los pies es necesario extremar las medidas de cuidado porque están "más expuestos" y así evitar la aparición de cualquier tipo de patologías. De hecho, ha avisado de que el abuso del esmalte puede causar la aparición de bacterias y hongos en las uñas.

   Desde el ICOCV se ha alertado en un comunicado de que, con frecuencia, las láminas ungueales se vuelven amarillas por el exceso de esmalte que provoca una oclusión de la uña. "Algo que nos encontramos a menudo en esta época del año, son uñas que amarillean y en muchos casos se debe al abuso de esmaltes de uñas que no permiten a la uña respirar, las personas que los utilizan deben ser muy meticulosas en su uso y no llevarlos durante un tiempo prolongado para propiciar la salud de la uña", ha afirmado Estefanía Soriano, vicepresidenta del ICOPCV.

   Los podólogos recomiendan antes de aplicar el esmalte utilizar una base protectora, incolora, para que la propia uña no absorba el pigmento del esmalte; quitar adecuadamente la laca de uñas con un producto específico a los pocos días de haberlas pintado y no dejarlas un largo periodo de tiempo esmaltadas o aguantarlas hasta que éste desaparezca poco a poco y tampoco rascarlo.

   "Los esmaltes permanentes o semipermanentes son muy perjudiciales para las uñas en los pies porque pueden dar numerosos problemas y llegar, incluso, a provocar la pérdida de las uñas. Esto se debe a que generan una oclusión total de la uña y esto puede provocar la aparición de infecciones por bacterias u hongos que hacen que la uña se ablande y se despegue de su lecho", ha advertido Estefanía Soriano.

AFECCIONES MÁS COMUNES

    Las afecciones más comunes en primavera y verano son laceraciones, ampollas, hongos, verrugas o papilomas, entre otras. En este sentido, desde el ICOPCV se recomienda antes de pasar al calzado de verano que un podólogo realice una quiropodia.

    "Preparar los pies para el verano requiere realizar quiropodia donde podamos hacer un buen fresado de la lámina ungueal, la eliminación de las durezas y sequedades en la planta del pie, un fresado de la epidermis y, sobre todo, hacer una cura de hidratación buena, para que cuando los destapemos la piel esté flexible y el propio ambiente no los reseque todavía más", ha señalado la presidenta del ICOPCV, Maite García.

   Además, a través de la quiropodia el podólogo podrá examinar "en profundidad el pie para detectar y tratar, si fuera necesario, cualquier patología que pueda aparecer en los pies como pueden ser hongos, verrugas o cualquier otra alteración, así como evitar su posible contagio".

   La quiropodia, además de realizar un adecuado corte de las uñas que evitará lesiones como que crezcan hacia dentro o se claven en los dedos pudiendo desarrollar uñeros, se acompaña de un fresado exhaustivo de las uñas que permite eliminar las capas desvitalizadas. En cuanto a la piel, mediante la quiropodia se pretende, además de quitar callos, eliminar las durezas que suelen aparecer en puntos de apoyo.

   Junto a esto, desde el ICOPCV se ha insistido en que es fundamental en esta época del año una buena hidratación de los pies porque al estar destapados y no tener ninguna barrera protectora, como los calcetines y el propio calzado, sufren una "mayor deshidratación".