¿Qué es la hiperplasia benigna de próstata?

Enfermedades

Hiperplasia benigna de próstata

que es la hiperplasia benigna de la prostata

 ¿Qué es la hiperplasia benigna de próstata?

Conocida entre los especialistas por su acrónimo HBP, la hiperplasia benigna de próstata es una enfermedad tumoral de carácter benigno que acaba afectando con el transcurrir del tiempo, en mayor o en menor medida, a una parte importante de la población masculina.

Consiste, como su nombre indica, en un agrandamiento progresivo y benigno de la próstata, una glándula del aparato genitourinario masculino que produce parte del líquido seminal que protege y nutre a los espermatozoides contenidos en el semen.

Según las actuales estimaciones, la HBP viene a afectar a la población masculina, a partir de los 40 años de edad, en un tanto por ciento muy aproximado a la década de la vida de que se trate. Esto es, que afectaría al 60% de los varones en la década de los 60 años, al 70% de los varones con 70 años, al 80% de los varones con 80 años y así sucesivamente.

Síntomas de la hiperplasia benigna de próstata.

El crecimiento benigno de la próstata provoca dificultad miccional progresiva y de muy lenta evolución. Eso dificulta el diagnóstico temprano, ya que a muchos pacientes de edad les parece normal tener una micción debilísima, pues se han ido habituando a ella con el tiempo.

No obstante, el síntoma de comienzo es la nicturia, esto es, el tener que levantarse por la noche a orinar, lo que no ocurre en varones y jóvenes. Posteriormente el chorro miccional se va haciendo cada vez menos potente, de ahí la expresión popular referida a estos pacientes de que se orinan en los zapatos o más cerca todavía.

El final del desarrollo de la hiperplasia benigna de próstata es la retención de orina, es decir la imposibilidad de realizar la micción de una forma natural. Es entonces cuando suele intervenir el urólogo para realizar un sondaje que permita a la orina ser drenada al exterior.

Lo ideal, no obstante, es no dejar que se llegue a este extremo, por lo que se debe acudir al urólogo al empezar a notar las dificultades miccionales. Como el dolor no está entre los síntomas de esta enfermedad, los pacientes suelen acudir con frecuencia con próstatas ya grandes, debido al aumento progresivo de tamaño que causa la enfermedad con el paso del tiempo. 

Tratamiento para la hiperplasia benigna de próstata.

El tratamiento puede basarse en medicamentos en los primeros estadios, con lo que se aliviarán los síntomas, pero el tumor benigno seguirá creciendo.

Por ello la solución definitiva es la ablación del tumor benigno, que se puede hacer sin necesidad de extirpar la próstata. Hoy en día existen diversos sistemas quirúrgicos que permiten al paciente, sin sufrir incisiones y con solo anestesia epidural, tener el problema resuelto en apenas 24 horas, tras las cuales la persona puede volver a hacer su vida normal.

Afortunadamente el pronóstico de esta patología es muy bueno, es rara su reproducción y las complicaciones de incontinencia urinaria son mínimas si la cirugía la llevan a cabo manos experimentadas.

Es cierto que siempre existe después de estas intervenciones la conocida como eyaculación retrograda, que no afecta para nada al paciente, salvo reduciendo su fertilidad, que a las edades en las que se trata la hiperplasia benigna de próstata no suele ser un objetivo deseado.

Causas de la hiperplasia benigna de próstata.

Las causas de esta patología son desconocidas.Sí sabemos que esta patología no tiene ninguna predilección por ningún tipo especial de varón; por lo tanto la extendida creencia popular de que se debe a excesos sexuales es totalmente infundada, así como la idea contraria.

Cómo prevenir la hiperplasia benigna de próstata.

La prevención no existe para esta enfermedad.

Web
Dr. Enrique Pérez-Castro Ellendt
Noticias relacionadas
La búsqueda no ofrece resultados
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.