Enfermedades

Malaria

Qué es la malaria

¿QUÉ ES LA MALARIA?

La malaria o paludismo es una enfermedad causada por un parásito denominado Plasmodium sp, que se transmite a través de la picadura de mosquitos infectados hembra del género Anopheles. En el organismo humano, los parásitos se multiplican en el hígado y después infectan los glóbulos rojos. Si no se trata, el paludismo puede poner en peligro la vida del paciente en poco tiempo, pues altera el aporte de sangre a órganos vitales, y genera un estado tóxico generalizado. En muchas zonas del mundo los parásitos se han vuelto resistentes a varios antipalúdicos.

SINTOMAS DE LA MALARIA

Las personas infectadas suelen presentar fiebre, cefaleas, escalofríos, vómitos y síntomas gripales. En caso de no tratarse, la enfermedad puede provocar complicaciones graves y, en algunas ocasiones, la muerte. Los síntomas del paludismo aparecen después de un período de mínimo de siete días tras la picadura del mosquito, generalmente de 10 a 15 días. El viajero que presente fiebre en los tres meses posteriores a una posible exposición deberá considerarlo una urgencia médica y someterse inmediatamente a un reconocimiento.

QUÉ HACER EN CASO DE SÍNTOMAS DE MALARIA DURANTE Y DESPUÉS DEL VIAJE

Entre las intervenciones fundamentales para controlar la malaria se encuentran el tratamiento rápido y eficaz con combinaciones de medicamentos basadas en la artemisinina, el uso de mosquiteros impregnados en insecticida por parte de las personas en riesgo y la fumigación de los espacios cerrados con insecticidas de acción residual, a fin de controlar los mosquitos vectores.

En sujetos que presenten fiebre en los tres meses siguientes tras regresar de un área malárica, especialmente si no han realizado quimioprofilaxis, se recomienda acudir al médico de atención primaria o a un centro especializado avisando de estos antecedentes.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN Y PRECAUCIÓN DE MALARIA

La prevención de las picaduras de mosquito entre el atardecer y el alba constituye la primera línea de defensa contra el paludismo.

Además, dependiendo del riesgo de contraer la enfermedad que exista en la zona visitada, los viajeros internacionales deberán tomar medicación preventiva (quimioprofilaxis) antes, durante y después del viaje.

Algunos grupos de viajeros, tales como los niños pequeños, las embarazadas y las personas cuyo sistema inmunitario está debilitado, corren un riesgo especial de padecer la enfermedad grave si se infectan. En las embarazadas, el paludismo aumenta el riesgo de defunción materna, aborto espontáneo, mortinatos e retraso ponderal del recién nacido, así como de muerte en el periodo neonatal.

Web
SEIMC
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter