Qué es la fertilidad | En Infosalus.com te contamos todo sobre la fertilidad y sus tratamientos

Enfermedades

Infertilidad

que es la infertilidad

¿Qué es la infertilidad? 

Cada vez hay más parejas en España que tienen problemas de fertilidad, a día de hoy unas 800.000 parejas y la tendencia es creciente; cerca del 20% de mujeres tendrán dificultades en conseguir ser madre sin la ayuda de la reproducción asistida.

Para poner algunas cifras, el 3% de los bebés españoles nacen por técnicas de reproducción asistida, o dicho de otra manera, 16.000 niños nacen cada año en España mediante técnicas de reproducción asistida. De ellos, el 84% nace a través de Fecundación in Vitro (FIV) y el 16% de Inseminación Artificial. 

La infertilidad es, una vez se ha producido el embarazo, la imposibilidad de llevarlo a buen término. Principalmente se caracteriza por la presencia de abortos de repetición. Se dan dos tipos diferentes de infertilidad:

Infertilidad primaria: la que padece una pareja que consigue una gestación que no llega a término con un recién nacido sano.

Infertilidad secundaria: cuando, tras un embarazo y parto normales, no se consigue una nueva gestación a término con un recién nacido sano.

 Síntomas y diagnóstico de infertilidad. 

El primer paso para afrontar un problema de fertilidad es alcanzar un diagnóstico. Actualmente, los trastornos de fertilidad afectan a un 15% de la población, y afortunadamente, cerca del 90% de los problemas de esterilidad se pueden diagnosticar y la inmensa mayoría se pueden tratar. Muchas son las causas que pueden influir en la disminución de la fertilidad tanto en la mujer como en el hombre, pero ahora, a los clásicos problemas físicos se les ha sumado el ritmo de vida actual, el retraso de la maternidad, el estrés y ciertos factores ambientales.

El Estudio integral de fertilidad consiste en una serie de entrevistas y pruebas médicas que se realizan todas en el mismo centro y por un equipo especializado. Entre el 3er y 5º día del ciclo, realizar todas las pruebas necesarias, como es la antimulleriana, análisis hormonales (FSH, Estradiol y TSH), ecografía ginecológica y un seminograma en el hombre.

Una vez el equipo médico dispone de los resultados de las pruebas realizadas decide cuál es el tratamiento más adecuado. A grandes rasgos, los tratamientos se agrupan en dos grupos:

- Las de baja complejidad, que sería la inseminación artificial y la posibilidad de embarazo estaría alrededor del 25%;

- y las de alta complejidad que sería la fecundación in Vitro que nos da una probabilidad de embarazo del 45-50%. Entraría también la donación de óvulos que es la técnica que actualmente nos da más probabilidad de embarazo que estaríamos alrededor de un 60%

 

Tratamientos de infertilidad

A) INSEMINACIÓN ARTIFICIAL

La inseminación artificial es una técnica de reproducción asistida cuyo objetivo es facilitar el encuentro entre los espermatozoides y el óvulo. Es una técnica sencilla, rápida y prácticamente indolora, que consiste en depositar los espermatozoides directamente en el interior del útero. De esta manera acortamos la distancia que separa óvulo y espermatozoides, y facilitamos la fecundación. Tipos de Inseminación artificial:

     - Inseminación artificial conyugal: consiste en depositar los espermatozoides del hombre en el útero de su pareja. Se recomienda a parejas en las que el hombre presenta alteraciones leves y moderadas de calidad y/o cantidad de los espermatozoides, parejas en las que la mujer presenta alteraciones en el cuello del útero que impiden el paso de los espermatozoides desde la vagina hacia el interior del aparato genital y a parejas con esterilidad de origen desconocido.

     - Inseminación artificial con semen de donante: consiste en depositar los espermatozoides procedentes de un banco de semen en el útero dela mujer. La selección de la muestra de semen es competencia de los bancos de semen y se realiza atendiendo a las características fenotípicas e inmunológicas de las mujeres receptoras o de sus parejas. Se recomienda a parejas en las que el hombre presenta una alteración grave o irreversible del semen, parejas en las que el hombre presenta un riesgo de transmitir alguna enfermedad a su descendencia, mujeres sin pareja que desean tener un hijo y a parejas de mujeres homosexuales que desean tener un hijo.

B) FECUNDACIÓN IN VITRO

La Fecundación In Vitro es una técnica de reproducción asistida que reproduce en un laboratorio lo que suele ocurrir naturalmente dentro del cuerpo de la mujer: el encuentro de un óvulo con el espermatozoide, la fecundación y el desarrollo del embrión en sus primeras etapas de la ovulación. La técnica consiste en poner en contacto óvulos y espermatozoides en el laboratorio y, una vez se haya producido la fecundación, seleccionar entre los embriones evolutivos el mejor o mejores para transferirlos al útero.

Tipos de Fecundación in vitro:

     - Fecundación in vitro propia: Es el proceso por el cual se fecundan los óvulos y espermatozoides propios de la pareja en el laboratorio. A quién se recomienda:

           - Parejas en las que la mujer presenta obstrucción de las trompas de Falopio

           - Parejas en las que la mujer presenta alteraciones en el cuello de útero

           - Parejas en las que la mujer presenta alteraciones en la ovulación

           - Parejas en las que la mujer presenta un problema de endometriosis

           - Parejas en las que el hombre presenta alteraciones de calidad y/o cantidad de los             espermatozoides

           - Parejas con problemas inmunológicos de incompatibilidad

           - Parejas con esterilidad de origen desconocido

           - Parejas que se han sometido a otras técnicas de reproducción asistida y no han                tenido éxito

 

     - Fecundación in vitro con semen de donante: Es un tipo de Fecundación In Vitro que se realiza con los óvulos de la mujer receptora y los espermatozoides procedentes de un banco de semen. La selección de la muestra de semen es competencia de los bancos de semen y se realiza en función de las características fenotípicas e inmunológicas de las mujeres receptoras. A quién se recomienda:

        - Parejas en las que el hombre presenta una alteración grave o irreversible del semen.

        - Parejas en las que la hombre presenta un riesgo de transmitir alguna enfermedad a           su descendencia.

        - Parejas con problemas inmunológicos de incompatibilidad.

        - Parejas que tras varios ciclos de Fecundación In Vitro no han conseguido un                     embarazo.

        - Mujeres sin pareja que desean tener un hijo.

        - Parejas de mujeres homosexuales que desean tener un hijo.

C) DONACIÓN DE ÓVULOS

La Donación de óvulos tiene como objetivo satisfacer el deseo de tener un hijo a mujeres que no disponen de óvulos propios. Gracias a las técnicas de Fecundación In Vitro es posible recuperar óvulos de una donante e inseminarlos con la muestra de semen de la pareja receptora, para así después transferir los embriones resultantes al útero de la paciente receptora. Se recomienda a:

      - Mujeres con ausencia de ovarios debido a una extirpación por problemas médicos.

      - Mujeres con ausencia de funcionalismo ovárico por la llegada de la menopausia.

      - Mujeres con ausencia de funcionalismo ovárico por causa genéticas.

      - Mujeres con ausencia de funcionalismo ovárico por fallos ováricos precoces.

      - Mujeres portadoras de una enfermedad genética hereditaria que no puede evitarse           mediante ninguna otra técnica.

     - Mujeres que tras varios ciclos de Fecundación In Vitro no han conseguido un embarazo.

 Causas de la infertilidad

Principales causas de la infertilidad:

Causas genéticas: las alteraciones cromosomitas en los embriones son la causa más frecuente de abortos, y pueden estar provocadas por alteraciones cromosómicas de los progenitores.

Alteraciones morfológicas del útero: las malformaciones uterinas, entre ellas el útero septo o tabicado, pueden afectar a la correcta evolución del embarazo.

Alteraciones en la coagulación de la sangre: las llamadas trombofilias pueden afectar a la irrigación sanguínea del feto y, por ello, provocar abortos.

Alteraciones endocrinológicas: las alteraciones tiroideas pueden ser causa frecuente de infertilidad.

Factor masculino: las alteraciones de la calidad del esperma pueden ser motivo de abortos de repetición.

Un 20% de las causas queda sin explicar.

A partir de los 30 años, el número de óvulos con que cuenta una mujer disminuye y sus posibilidades de embarazo, por ende, también se reducen exponencialmente año tras año. Este hecho, además, se acentúa drásticamente a partir de los 35.

Hay parejas que cuando se ponen a buscar embarazo lo consiguen rápidamente, aunque pocas veces se logra en el primer mes. No hay que preocuparse si durante unos meses no lo conseguimos pero sí existe un momento en el que se aconseja visitar al ginecólogo. ¿Cuándo es este momento? Hay distintos casos en los que es recomendable pedir hora con tu ginecólogo para comentarle que estás buscando embarazo y no llega y también por si te has quedado embarazada pero has sufrido abortos. Pero el paso decisivo pasa por visitar a un especialista en reproducción así que es necesario acudir a un centro de fertilidad. Ahora la pregunta es más complicada, ¿cuándo es el momento de acudir a este especialista? Si estás buscando embarazo y te encuentras en las siguientes situaciones:

Tienes menos de 35 años, llevas un año manteniendo relaciones sexuales sin protección y no consigues quedarte embarazada.

  • Tienes más de 35 años, llevas 6 meses de relaciones sexuales sin protección y no consigues quedarte embarazada.
  • En caso de haber sufrido 2 abortos.
  • Si no has tenido éxito con técnicas de reproducción asistida anteriores.
  • Quieres ser madre y no tienes pareja.
  • Quieres ser madre y tu pareja es una mujer.
  • En caso de que sufras una enfermedad genética y de que exista riesgo de que la transmitas a tu descendencia.

Cómo prevenir la infertilidad

Si cogiésemos un manual y buscáramos cuál es el mejor momento para ser padres encontraríamos respuesta: la edad ideal es entre los 20 y los 35 años, los especialistas lo tienen claro. Independientemente de la edad, los ginecólogos insisten en la importancia de seguir unos hábitos de vida saludable que favorezcan la gestación. Porejemplo, se aconseja el abandono del tabaco, alcohol y otras drogas y la reducción del consumo de cafeína e infusiones. También es aconsejable realizar ejercicio físico moderado.

La dieta debe ser equilibrada, reduciendo la ingesta de grasas saturadas; con suplementos farmacológicos de yodo (200 mcg/día) y de ácido fólico (400 mcg/día) entre 4 y 12 semanas antes del embarazo. Si el índice de masa corporal es elevado (>30Kg/m2) sería aconsejable una pérdida de peso del 5%, lo cual mejora las tasas de embarazo por ejemplo en pacientes con síndrome de ovario poliquístico. En el caso de que exista alguna patología en la madre, tipo diabetes, hipertensión arterial o alteraciones tiroideas, se debe acudir al especialista para que la enfermedad esté controlada antes de quedar embarazada.

Web
Dr. Pedro N. Barri Ragué
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter