Bronquiolitis neonatal | Virus respiratorio sincital

Enfermedades

Virus respiratorio sincitial (VRS)

¿Qué es el virus respiratorio sincitial?

El virus respiratorio sincitial (VRS) es la causa más común de infecciones graves del tracto respiratorio inferior en niños menores de un año, pero también es causa frecuente de infecciones graves en adultos inmunodeprimidos y en ancianos.

La infección por el VRS en niños da lugar a distintos tipos de patologías, desde un resfriado común cuando la infección se restringe a las vías respiratorias altas hasta patologías más severas, como bronquiolitis o neumonías, si la infección llega a afectar a las vías respiratorias bajas.  Se estima que el VRS causa a nivel global unos 34 millones de infecciones graves por año en niños menores de cinco años. Aproximadamente, un 10% de esas infecciones (3,4 millones) requieren hospitalización y el número de muertes asociadas al VRS en ese grupo de edad se estima entre 90.000 y 160.000 por año, el 90% de ellas en países en vías de desarrollo.

En las infecciones graves en niños, la bronquiolitis es el cuadro clínico más común que se caracteriza por síntomas de dificultad respiratoria, con disnea y cianosis. En la exploración se percibe una respiración superficial y rápida y sibilancias que se acompañan con un descenso de la pO2 y aumento de la pCO2.   

En adultos inmunodeprimidos (principalmente receptores de trasplantes de médula) y en ancianos, las infecciones graves por el VRS suelen dar lugar a neumonías, con un riesgo mayor de muerte asociada a esas infecciones que en niños. Así aunque la mayoría de las infecciones por el VRS se producen en niños, se estima que en USA el 78% de las muertes debidas al VRS se producen en individuos mayores de 65 años.

Síntomas del virus respiratorio sincitial

Como ya se ha apuntado anteriormente, el cuadro más característico de las infecciones por el VRS en niños es la bronquiolitis en la que se distingue radiológicamente una insuflación pulmonar intensa, con gran transparencia de los campos pulmonares, diafragma deprimido y espacios intercostales ensanchados. También se presenta con frecuencia un cuadro neumónico.

Tratamientos del virus respiratorio sincitial

No existe ningún tratamiento terapéutico específico para combatir las infecciones por el VRS. Solo hay un anticuerpo monoclonal (Palivizumab) que se utiliza profilácticamente para prevenir las infecciones por VRS. Dado el alto coste de este tratamiento, el uso del palivizumab está restringido en la mayoría de los países a los niños  que tienen un muy alto riesgo de tener una infección grave por el VRS: niños prematuros o con problemas cardiacos congénitos o con displasia pulmonar.

En la mayoría de los casos de bronquiolitis el tratamiento es simplemente paliativo. En algunos casos especialmente graves se puede utilizar la ribavirina, que se administra en forma de aerosol, aunque está cada vez más en desuso dada la dificultad de administración y la escasa eficacia probada de este antiviral. 

5. Pronóstico del VRS.

La mayoría de las infecciones por el VRS son autolimitantes por lo que suelen cursar adecuadamente en un plazo de 1-2 semanas a no ser que haya patologías o condiciones subyacentes que pueden llevar a la muerte. Esto se da mayoritariamente en países en vías de desarrollo por falta de atención hospitalaria adecuada.

La infección por el VRS en una edad muy temprana puede también predisponer al desarrollo de asma en edades más tardías. También las infecciones por el VRS se han asociado a exacerbaciones de la enfermedad obstructiva crónica (EPOC) en adultos.

 Causas del virus respiratorio sincitial

Las causas de la infección por el VRS hay que atribuirlas a la gran capacidad de diseminación de este virus por vía aérea. La población infantil desprovista de anticuerpos neutralizantes frente a este virus es la más susceptible de infectarse y desarrollar una enfermedad grave. Aunque la infección induce una respuesta potente de anticuerpos neutralizantes, estos no duran mucho y por ello el virus puede producir reinfecciones anuales durante las epidemias que tienen lugar en los meses de invierno. Estas reinfecciones, sin embargo  suelen dar lugar a patologías menos graves.

Las infecciones graves por el VRS son la consecuencia no solo de la destrucción celular causada directamente por el virus en el epitelio de las vías respiratorias, si no en gran medida el producto de una respuesta inmune/inflamatoria exacerbada, con gran infiltración intersticial principalmente de neutrófilos. 

Cómo prevenir el virus respiratorio sincitial

Los métodos más comunes de prevención de las infecciones por el VRS son las medidas higiénicas y evitar la congestión en guardias, colegios o lugares públicos.

En los años 60 del siglo XX se hicieron las primeras pruebas de vacunación en niños seronegativos frente al VRS. Esta vacuna se basó en una preparación de virus inactivado por tratamiento con formaldehido. Los resultados de estos ensayos fueron desastrosos porque se vio que los niños vacunados no quedaban protegidos frente a una infección natural por el VRS y cuando esta ocurría desarrollaban muy frecuentemente patologías mucho más severas que los niños control. Estos resultados se debieron probablemente a una incapacidad de la vacuna para inducir niveles protectores de anticuerpos neutralizantes y la predisposición tras la administración de la vacuna a una respuesta inmune/inflamatoria desregulada. Actualmente se están desarrollando un número considerable de otras vacunas basadas en virus atenuados o en antígenos virales que se espera puedan dar un resultado positivo en los próximos años.

Web
Dr. José Antonio Melero
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter