Qué es el lumbago | Te contamos todo sobre los tratamientos, dolores y causas de la lumbalgía

Enfermedades

Lumbago

que es la lumbalgia y cómo solucionarla

¿Qué es la lumbalgia o lumbociatalgia?

Dolor localizado en la zona lumbar con irradiación o no hacia las piernas.

El dolor puede originarse en estructuras vertebrales, raíces nerviosas, musculatura adyacente e incluso en la zona pélvica o abdominal. Se produce dolor con características diferentes según su origen. En general puede predominar el dolor lumbar (lumbalgia) o el dolor radicular (ciática).

 Síntomas de la lumbalgia

Adopta alguno de los siguientes patrones de dolor:

Síntomas de la lumbalgia.

Tratamiento de la lumbalgia.

DEL DOLOR AGUDO:

• Medidas generales:

Calor en la zona dolorosa.

Posturas para aliviar el dolor:

-          En cama: de lado con las piernas flexionadas o boca arriba con las piernas dobladas sobre una almohada.

-          Sentado si el dolor es posterior (facetario).

-          Andando si el dolor es anterior (discógeno).

• Actividad:

NO HACER REPOSO ABSOLUTO. Es mejor levantarse y moverse (lo que pueda) que permanecer en cama totalmente.

Es mejor andar que estar sentado o parado de pie durante un largo periodo de tiempo.

Volver al trabajo lo antes posible disminuye el dolor a largo plazo.

Ejercicios de flexibilización ayudan a la recuperación (Tai Chi, Yoga, Pilates…).

• Masaje: ayuda a la relajación muscular pero no acorta el tiempo del dolor.

• Manipulaciones: pueden ayudar, pero no existen muchos estudios serios que los avalen. Se recomiendan más en los lumbagos que en las ciáticas. Pueden tener efectos adversos si no se realizan de forma adecuada.

• Faja o lumbostato: no hay que usarla contínuamente. Puede ayudar para el trabajo o el deporte intenso, pero hay que evitar llevarla todo el tiempo.

• Fármacos:

Analgésicos (Paracetamol, Metamizol): son los fármacos iniciales en el tratamiento. La mayor parte de los casos con 1 gramo de paracetamol cada 8 horas se controla el dolor.

Antiinflamatorios No Esteroideos (AINES): son del tipo de la aspirina, ibuprofeno, diclofenaco. Tratamiento de elección si fallan los analgésicos anteriores. Tienen efectos secundarios y no se deben tomar sin control.

Relajantes musculares: mejoran los síntomas musculares y ayudan a dormir. Solos tienen un efecto muy limitado.

Corticoides por vía general: pueden acortar la fase de dolor pero tienen muchos efectos secundarios por lo que siempre se deben usar bajo control médico.

Otros:

-          Analgésicos opiáceos (Tramadol, Buprenorfina, Fentanilo, Oxicodona): se utilizan como refuerzo de los anteriores si no se controla el dolor.

-          Estabilizadores de la membrana nerviosa (Gabapentina, pregabalina…): tienen efecto sobre todo en el dolor neuropático. Útiles en las ciáticas asociados a AINES.

DEL DOLOR CRÓNICO:

• Medidas generales:

Higiene postural:

-          Escuela de espalda.

• Actividad:

NO HACER REPOSO ABSOLUTO. Es mejor levantarse y moverse (lo que pueda) que permanecer en cama totalmente.  Es mejor andar que estar sentado o parado de pie durante un largo periodo de tiempo.

Volver al trabajo lo antes posible disminuye el dolor a largo plazo.

Ejercicios:

-          Ejercicios de potenciación de la musculatura abdominal, lumbar, glúteos…

-          Ejercicios de flexibilización ayudan a la recuperación (Tai Chi, Yoga, Pilates…).

• Calor en la zona dolorosa: aunque se utiliza muy frecuentemente y produce alivio del dolor, no existen estudios científicos que lo avalen.

• Masaje: ayuda a la relajación muscular pero no acorta el tiempo del dolor.

• Manipulaciones vertebrales: pueden ayudar, pero no existen muchos estudios serios que los avalen. Se recomiendan más en los lumbagos que en las ciáticas. Pueden tener efectos adversos si no se realizan de forma adecuada.

• Intervención neurorreflejoterápica (NRT): consiste en poner unas grapas especiales en diferentes lugares de la espalda.

• Infiltraciones epidurales, foraminales, facetarías y rizólisis.

• Cirugía de columna vertebral:

La cirugía de la columna lumbar tiene una mala prensa entre la población. Sin embargo, las técnicas han mejorado en los últimos años y se ha conseguido una importante mejoría en los resultados (hasta el 80% de los casos mejoran).

Existen técnicas muy variadas que podemos resumir en:

-          Liberaciones nerviosas (p.ej.discectomía en una hernia discal)

-          Artrodesis (fijación con o sin tornillos de dos o más vértebras).

-          Técnicas dinámicas con prótesis de disco lumbar o fijaciones dinámicas.

• Neuroestimuladores: Colocación de electrodos en la médula para evitar que se trasmita el dolor hacia el cerebro. No comprobado.

• Fármacos:

Analgésicos (Paracetamol, Metamizol): son los fármacos iniciales en el tratamiento. No suelen controlar el dolor.

Antiinflamatorios No Esteroideos (AINES): son del tipo de la aspirina, ibuprofeno, diclofenaco. Tratamiento de elección si fallan los analgésicos anteriores. Tienen efectos secundarios y no se deben tomar sin control.

Relajantes musculares: mejoran los síntomas musculares y ayudan a dormir. Solos tienen un efecto muy limitado.

Corticoides por vía general: pueden acortar la fase de dolor pero tienen muchos efectos secundarios por lo que siempre se deben usar bajo control médico.

Otros:

-          Analgésicos opiáceos (Tramadol, Buprenorfina, Fentanilo, Oxicodona): se utilizan como refuerzo de los anteriores si no se controla el dolor.

-          Estabilizadores de la membrana nerviosa (Gabapentina, pregabalina…): tienen efecto sobre todo en el dolor neuropático. Útiles en las ciáticas asociados a AINES.

Diagnóstico de la lumbalgia

Es fundamental la historia clínica para diagnosticar la lumbalgia: qué duele, cómo, por dónde, desde cuándo, etc. Posteriormente se pueden utilizar Rayos X, Resonancia Magnética Nuclear u otras pruebas de imagen para confirmar o descartar el diagnóstico clínico. Igualmente se utilizan análisis de laboratorio, pruebas neurofisiológicas, etc.

¿Cómo prevenir la lumbalgia?

La prevención del dolor lumbar se basa en 3 pilares fundamentales:

1. Mantenerse física y mentalmente activo, evitando la obesidad.

2. Higiene postural y ergonomía: evitar posturas y gestos forzados, evitar levantar pesos y realizar esfuerzos con la columna lumbar.

3. Mantener en buena situación la musculatura abdominal y lumbar.

Web
Dr. Luis Sanado Lampreave
Noticias relacionadas
La búsqueda no ofrece resultados
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter