Todo la información sobre la alergia a hongos y de la humedad.

Enfermedades

Alergia a hongos

que es la alergia a los hongos y setas

¿Qué es la alergia a los hongos? 

Los hongos constituyen un grupo complejo de seres microscópicos, dotados de núcleo, generalmente pluricelulares (salvo las levaduras), que se agrupan en el reino Fungi, distinto e independiente del que engloba las plantas y animales.

Se conocen decenas de miles de especies, de las cuales solo unas pocas son capaces de provocar enfermedades alérgicas. Los cuatro hongos más importantes en este aspecto son Alternaria, Cladosporium, Aspergillus y Penicillium. Son ubicuos, ya que pueden encontrarse en casi todas las regiones del planeta, tanto en el aire ambiente como en nuestras viviendas.

¿Qué síntomas presenta? 

Los hongos pueden producir enfermedades alérgicas al igual que los pólenes, reacciones de tipo I mediadas por IgE; no son tan frecuentes e importantes como la desarrollada frente a otros alérgenos. Alrededor del 8% de adultos y entre el 20-25% de niños con alergia respiratoria están sensibilizados a hongos. En zonas costeras de España los alérgenos perennes más frecuentes son los ácaros del polvo doméstico, sin embargo en zonas del interior son los hongos.

También son responsables de procesos mediados por mecanismos inmunológicos complejos denominadas neumonitis por hipersensibilidad o alveolitis alérgicas extrínsecas, que en muchos casos son de origen laboral u ocupacional. También producen micosis broncopulmonares alérgicas, implicado en su mayoría Aspergillus fumigatus. Son aeroalérgenos, se transmiten a través del aire. Las reacciones de hipersensibilidad inmediata o tipo I afectan fundamentalmente a la mucosa nasal, conjuntival y bronquial.Los síntomas no tienen el carácter estacional y periódico de la alergia a los pólenes porque la presencia de esporas en la atmósfera se puede extender a lo largo de todo el año.

Puede presentarse una conjuntivitis aislada pero generalmente se asocia a rinitis, manifestando la típica sintomatología alérgica de prurito óculo-nasal, enrojecimiento conjuntival, lagrimeo, obstrucción nasal, estornudos

En otros pacientes puede asociarse a traqueobronquitis con tos seca y espasmódica, hasta en casos más graves manifestar opresión torácica, dificultad para respirar o disnea y silbidos en el pecho (sibilancias). Dentro del asma alérgica, probablemente los casos más graves, y algunos con desenlace fatal, se han debido a alergia a hongos.

¿Cuál es el tratamiento? 

Una vez que el paciente ha sido adecuadamente estudiado y diagnosticado por un alergólogo, habiéndose determinado las especies fúngicas responsables de la sensibilización y cuadro clínico manifestado se debe instaurar el tratamiento específico más adecuado.

El tratamiento se estructura en tres niveles:

  • Información y prevención: debe recibir toda la información de las causas y origen de su enfermedad y aplicar todas las medidas preventivas posibles facilitadas por el especialista. Prevenirlo es una tarea difícil dada su presencia universal, aunque se recomienda evitar los lugares donde las concentraciones de esporas pueden ser elevadas así como medidas de higiene ambiental en los domicilio para disminuir al máximo la colonización por hongos.

  • Tratamiento farmacológico: que no difiere del recomendado en otros casos de conjuntivitis, rinoconjuntivitis ó asma producidos por otros alérgenos como son antihistamínicos, corticoides, broncodilatadores, antileucotrienos… Los fármacos cumplen básicamente con la función de controlar los síntomas alérgicos, independientemente del agente causal ó etiológico responsable.

  • Inmunoterapia alérgeno-específica: hoy por hoy el único tratamiento capaz de modificar el curso de la enfermedad alérgica evitando el desarrollo de nuevas sensibilizaciones futuras. Constituye también el único tratamiento etiológico de las enfermedades alérgicas respiratorias mediadas por anticuerpos IgE específicos. Su eficacia clínica está ampliamente demostrada para extractos alergénicos de calidad administrados de forma individualizada en casos seleccionados por el especialista en Alergología.

¿Cuáles son los factores que influyen en su crecimiento y dispersión? 

El tiempo húmedo favorece el crecimiento de los hongos, así como el tiempo soleado y con viento, la diseminación de las esporas; la nieve reduce considerablemente ambos hechos. En climas cálidos y húmedos están presentes en gran cantidad a lo largo de todo el año.

La concentración de esporas en el aire es muy variada, dependiendo mucho de las condiciones de temperatura, humedad y corrientes de aire. Las esporas en el interior de las viviendas proceden del exterior y de posibles focos de crecimiento interior.

En el interior la humedad es el factor decisivo para su crecimiento.

Los hongos crecen en los humificadores o en filtros de sistemas de aire acondicionado que se pueden diseminar fácilmente. Son considerados uno de los responsables principales del síndrome del edificio enfermo.

¿Qué hongos producen alergia? 

Los principales hongos alergénicos pertenecen a menos de una docena de géneros: Alternaria, Cladosporium, Aspergillus, Penicillium, Helminthosporium, Epicoccum, Fusarium, Rhizopus y Mucor.

El género Alternaria es el más importante desde el punto de vista alergológico, siendo muy común y de distribución universal. Su temperatura óptima de crecimiento es alrededor de 25 ºC. Predomina en ambientes exteriores y la liberación de sus esporas alcanza sus picos en días secos a finales de verano y otoño.

El género Cladosporium es cosmopolita y muy abundante. Su temperatura óptima de crecimiento ronda los 20 ºC.

El género Penicillium es uno de los más comunes y de distribución más amplia. Se conocen más de 250 especies. Su temperatura óptima de crecimiento son los 25 ºC.

El género Aspergillus es uno de los más abundantes y ubicuos. Engloba 132 especies, siendo la más importante Aspergillus fumigatus con distribución universal y predomina en interiores con una temperatura óptima de 40 ºC.

Diagnóstico 

En una primera valoración alergológica se elabora una historia clínica detallada. Debe sospecharse en todo paciente que presente síntomas alérgicos que cursen de forma anárquica sin guardar un claro patrón estacional. Se puede ver reforzado si la aparición o empeoramiento clínico se produce al entrar en espacios o recintos con un determinado microclima (húmedad alta, calor, almacenamiento de materia orgánica, poca luz).

Mediante pruebas cutáneas ó prick test se puede obtener una aproximación diagnóstica inicial de forma sencilla, segura y rápida, por lo que constituye un método diagnóstico de alta resolución, tratándose de una técnica con una elevada sensibilidad.

Con objeto de una mayor precisión diagnóstica se llevan a cabo técnicas de última generación como constituye el diagnóstico por componentes que permiten detectar anticuerpos dirigidos frente proteínas, caracterizadas y purificadas de cada especie de hongo en cuestión.

En algunos pacientes pueden ser necesarios procedimientos de alta complejidad como pruebas de provocación que permiten monitorizar la respuesta del paciente tras una exposición controlada al alérgeno en cuestión.

Web
Dra. Gemma Sánchez Moreno
Noticias relacionadas
La búsqueda no ofrece resultados
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter