¡Ya vienen los Reyes! Consejos para conciliar el sueño esta noche

El insomnio suele ser provocado por mala higiene del sueño
ISTOCK
Publicado 05/01/2018 7:49:33CET

MADRID, 5 Ene. (EDIZIONES) -

Las fiestas navideñas llegan a su fin pero que mejor cierre que la llegada de los Reyes Magos, un día especialmente mágico para los más pequeños de la casa que hace que muchos no puedan conciliar el sueño esa noche.

Unos movidos por la curiosidad de sentir de alguna forma a sus majestades, otros por los nervios que produce sentirlos más cerca que nunca mientras entran en casa a dejar los regalos, y la mayoría por la euforia de estar a tan solo unas horas de poder disfrutar del juguete que llevan semanas, o incluso meses, esperando.

Pero las dificultades para dormir ese día no son exclusivas de los más pequeños de la casa. A los mayores, con independencia de que también haya alguno inquieto con la llegada de su regalo, se le acumula el cansancio provocado por las reuniones familiares, cambios de horario y rutinas, comercios y calles abarrotadas, y un sinfín de actividades diarias.

En el caso de los niños, la experta en estudios de 'Calidad del Sueño' del Grupo Lo Monaco Ana García, aconseja evitar una frase muy utilizada por los adultos, el "duérmete pronto que te van a encontrar los reyes despiertos".

Aunque puede interpretarse como algo tranquilizador, en realidad es totalmente contraproducente, según esta experta, ya que provoca aún más estrés del que la situación en sí genera. Y es que no hay nada más dañino para el sueño, que la prisa por dormir.

A esto hay que sumar que la excitación y los nervios aumentan en la tarde de la cabalgata provocada por los ruidos, multitud de personas, lluvia de caramelos. En definitiva, un ambiente que puede afectar a los niños en forma de llantos, rabietas, peleas e inevitablemente, el insomnio.

CONSEJOS PARA DORMIR EN LA NOCHE DE REYES

- Madrugar es muy buena idea. Aunque nos cueste y queramos aprovechar los últimos días de vacaciones, este día tenemos que levantarnos temprano. Así conseguiremos que a la hora de dormir, el cansancio de los niños sea nuestro mejor aliado.

- La agenda, bien cargada de actividades: planear con anterioridad un día repleto puede ser buena idea. Un buen paseo en bici (cuanto antes y cuanto más largo mejor) es un plan perfecto. Lo que pretendemos es que los pequeños tengan la mente distraída, y a ser posible, alejada de estímulos navideños.

- Prohibida la siesta: si todo el año es condición obligada, en este caso precisamente no es una opción recomendada.

- A la hora de acostarse, acompañar al niño a la cama y contarle un cuento breve o, según la edad, hablar con el niño de algo que le resulte agradable y le permita conciliar el sueño. Y apagar la luz y mantenerse a su lado mientras que consideremos oportuno.