El uso de suplementos nutricionales no potencia los beneficios inmunológicos de la terapia antirretroviral

VIH
PIXABAY - Archivo
Publicado 17/07/2018 14:08:23CET

MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

El uso de suplementos nutricionales no consigue potenciar los beneficios inmunológicos de la terapia antirretroviral en personas con VIH que inician la terapia antirretroviral (TAR) con la enfermedad en un estado avanzado, según un trabajo llevado a cabo por el Grupo de Estudio del SIDA de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (GESIDA) y que ha sido publicado en 'Clinical Infectious Diseases'.

Para llevar a cabo el trabajo, cerca de un centenar de pacientes, que aún no habían recibido TAR y cuyo recuento de células T CD4 era inferior a 350 células/uL (situación que define la presencia de deterioro inmunológico) o con sida, fueron asignados al azar a tomar durante 48 semanas un compuesto que incluía prebióticos, probióticos, oligonutrientes y aminoácidos, entre otros, o bien placebo, en combinación con un TAR de primera línea (tratamiento de inicio).

De esta forma, los expertos observaron que los pacientes que recibieron el compuesto nutricional no experimentaron ningún cambio significativo en comparación con los tratados con placebo en lo relativo al recuento de células T CD4 ni en otros parámetros predictores de la evolución clínica. El suplemento inmunonutricional fue bien tolerado y no presentó efectos adversos.

A pesar de los esfuerzos globales para identificar la infección por VIH en una etapa temprana, el VIH se diagnostica tarde en aproximadamente el 50 por ciento de los casos en los países del mundo desarrollado. Si bien el diagnóstico precoz y el inicio del TAR deben ser priorizados en las estrategias de salud pública, GESIDA ha avisado de que se requieren nuevas intervenciones para un manejo "más exitoso" del VIH en casos en los que la infección ya se presenta en un estado avanzado y existe mayor nivel de inflamación, bajo número de células T CD4 y una recuperación inmunológica deteriorada.

Desde el inicio de la infección por VIH, el tejido linfoide asociado al intestino (GALT) sirve como un santuario para la replicación del VIH y un portal de inflamación sistémica. Una mayor disminución de las células T CD4 también limita la restauración del tejido linfoide, lo que permite cambios en la microbiota.

En este punto, la organización ha recordado que diferentes estrategias dirigidas a los defectos producidos en el GALT asociados al VIH han tratado de conocer cómo reducir las consecuencias a largo plazo de la inflamación.

Asimismo, prosigue, diversos estudios acreditan que las intervenciones nutricionales con prebióticos y probióticos afectan "beneficiosamente" al paciente, favoreciendo el crecimiento o la actividad de ciertos microorganismos que forman parte de la microbiota intestinal, es decir, de su sistema inmune.

No obstante, GESIDA ha avisado de que antes de la realización de este estudio no estaban "claros" los efectos que podían tener este tipo de suplementos nutricionales en el sistema inmunológico de las personas infectadas por VIH que iniciaban el TAR y que ya habían desarrollado SIDA.

Contador