UIMP

Investigador del H. Monte Sinaí avisa de que las vacunas que sobraron contra la gripe A no valdrán este invierno

Actualizado 22/07/2010 16:44:06 CET

Porque se está creando una nueva vacuna combinada para esta gripe y la estacional

SANTANDER, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

El director del Centro de Investigación de Patogénesis de la Gripe y del Instituto de Patógenos Emergentes de la Facultad de Medicina Monte Sinaí, Adolfo García-Sastre, ha alertado este jueves de que las vacunas contra la conocida como gripe A que sobraron y que conserva el Ministerio de Sanidad no servirán para este invierno.

Esto es así, según ha explicado, porque en la actualidad se trabaja en una nueva vacuna combinada, que tendrá tres componentes (H3, H1-N1 y gripe B) y sustituirá a las dos vacunas que se administraron el año pasado para la gripe tradicional y para la que se dio en llamar gripe A.

Esta nueva vacuna responderá al cambio de tendencia en este virus, que está pasando de ser "pandémico" a tener un comportamiento más "estacional", como la gripe tradicional. De hecho, el antiguo componente de virus H1-N1 se considera prácticamente desaparecido.

García-Sastre participa esta semana en la Escuela de Biología Molecular Eladio Vinuela 'Investigación trasnacional: de la biología básica a la medicina', organizada dentro de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander.

Este experto respaldó la alarma decretada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) ante la pandemia, ya que esta institución "no podía predecir lo que iba a ser", aunque finalmente resultó menos virulento.

No obstante, precisa que sus efectos fueron menores también porque se redujeron las infecciones de bacterias que se asocian a la gripe y que son causa de mortalidad.

También valora la vacuna que se elaboró, porque "no se puede preparar una vacuna en dos días" y, si finalmente la enfermedad hubiera resultado "más virulenta", se hubiera producido "un desastre mucho más completo".

INVESTIGACIÓN APLICADA

Por otra parte, la doctora vinculada Ad Honoren del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, Margarita Salas, lamentó que la investigación en las empresas sea "menor" que la que realizan los organismos públicos, sobre todo en la investigación básica, por lo que consideró que "si las empresas no lo hacen los organismos públicos tendrán que echar el resto".

Y el epigenetista Víctor Corcés, del Wayne Rollins Research Center de la Emory University de Atlanta (Estados Unidos) se refirió a la epigenética, que estudia las alteraciones que se producen en el ADN sin que haya mutaciones, que se achacan al proceso de división celular, en el que se producen errores que se considera que están en la base del proceso del envejecimiento y de algunas enfermedades.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter