La trombectomía mécanica aumenta un 60% la probabilidad de recuperación neurológica tras un ictus

Ictus, dolor de cabeza, epilepsia
PIXABAY
Publicado 01/02/2018 10:34:37CET

MADRID, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

La trombectomía mécanica está indicada hasta 24 horas después de sufrir un ictus, en lugar de las 6 en las que era recomendada hasta la fecha, según un manual de ictus isquémico agudo publicado por la revista 'Stroke' y presentado en el último congreso de la Asociación Americana de Ictus.

Esta técnica puede aumentar más del 60 por ciento la probabilidad de recuperación neurológica, permitiendo reducir la mortalidad y la discapacidad que esta enfermedad supone.

"La restitución rápida del flujo sanguíneo cerebral es fundamental para minimizar la lesión y reducir las secuelas. En algunos casos, es posible mediante la aplicación de fármacos trombolíticos que pueden conseguir la disolución del coágulo si se administran antes de 4 horas y media desde el inicio de los síntomas. Pero cuando estos fármacos no son efectivos, es posible su extracción mediante un dispositivo que captura el trombo por vía endovascular, el denominado trombectomía mecánica", ha explicado la coordinadora del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología (SEN), María Alonso de Leciñana Cases.

Este aumento viene dado gracias a ensayos clínicos que han demostrado que el tratamiento puede ser beneficioso hasta 24 horas después de sufrir el ictus. "Estamos hablando de un gran avance, ya que de esta forma, la trombectomía mecánica podrá beneficiar a un mayor número de pacientes gracias a la ampliación de la ventana de oportunidad, lo que redundará en una reducción del número de pacientes con secuelas por esta patología", ha señalado la experta.

IMPORTANCIA DE LA DETECCIÓN PRECOZ

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en los próximos 25 años la incidencia de ictus se incrementará un 27 por ciento, por lo que el Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la SEN estima necesario un adecuado reconocimiento de la enfermedad como urgencia médica.

"Una de las claves para el éxito en la atención del ictus es la rapidez con la que se detectan sus síntomas iniciales y se contacta con el sistema de emergencias. Los síntomas generalmente se producen de forma brusca e inesperada y los principales son alteración brusca del lenguaje, pérdida brusca de fuerza o sensibilidad, alteración brusca de la visión, perdida de coordinación o equilibrio y/o dolor de cabeza muy intenso y diferente a los dolores de cabeza habituales", ha destacado la doctora.