Tecnologías sanitarias como la telemedicina podrían ahorrar al año unos 2.000 millones de euros al SNS

Foto general CENTAC
DIEGO SORIANO DE ALVARO
Actualizado 27/05/2013 18:58:45 CET

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

La aplicación de tecnologías como la telemedicina o la telemonitorización podrían ahorrar al año unos 2.000 millones de euros al Sistema Nacional de Salud (SNS), según ha mostrado el informe 'Eficiencia y Ahorro con la Aplicación de Tecnologías Accesibles en las Administraciones Públicas', elaborado por la Fundación Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad (CENTAC).

En concreto, según ha comentado el director general de CENTAC, Juan Luis Quincoces, utilizar los sistemas de teleasistencia para medir las constantes vitales del paciente y enviarlas electrónicamente al especialista, como el sistema 'Incita', evitarían "desplazamientos innecesarios" así como un "importante ahorro de dinero en recursos hospitalarios.

En ese sentido, ha proseguido, una apuesta por la telemedicina reduciría en un 20 por ciento los gastos del sistema, al disminuir en un 50 por ciento las visitas al médico de cabecera y en un 73 por ciento al servicio de Urgencias. De hecho, el informe ha reflejado que el volumen de negocio mundial en telemedicina se va a "triplicar" en los próximos seis años.

Por otro lado, y como consecuencia de que las enfermedades crónicas absorben el 70 por ciento del gasto sanitario en España, el estudio ha desvelado que la telemonitorización de enfermos crónicos a distancia ahorraría 1.098 euros por paciente al sistema de salud.

"Por ejemplo, en el caso de sistemas de información sobre insuficiencia cardiaca crónica evitaría un 63 por ciento de los reingresos y disminuiría la tasa de mortalidad en un 34 por ciento de los casos", ha matizado Quincoces.

A la presentación de este informe ha acudido el secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Juan Manuel Moreno, y la vicepresidenta de la Asociación Profesional del Cuerpo Superior de Sistemas y Tecnologías de la Información de la Administración del Estado (ASTIC), Ana Bajo.