La SEMICYUC perfecciona sus recomendaciones sobre ECMO ante el "débil grado de evidencia científica"

Publicado 12/06/2018 16:57:12CET

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las 15 recomendaciones sobre oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO) elaboradas por los grupos de trabajo de la Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y de Unidad Coronaria (SEMICYUC) especializados en cardio, respiratorio y trasplantes serán revisados durante su LIII Congreso Nacional debido al "débil grado de evidencia científica" y para perfeccionar las indicaciones del perfecto manejo de la ECMO.

La ECMO, que permite oxigenar la sangre y elimina el carbónico del organismo, es una técnica invasiva que se aplica a pacientes críticos con fracaso cardíaco, respiratorio y para el proceso de trasplantes. Por eso, desde SEMICYUC consideran "imprescindible" determinar con mucha precisión en qué pacientes de estas patologías puede estar indicada esta técnica, qué condiciones tienen que tener y también qué donantes deben recibir dicha asistencia.

"En las últimas décadas se ha incrementado el uso en adultos de esta técnica con resultados esperanzadores. A pesar de ello el grado de evidencia científica disponible por ahora es débil", señala SEMICYUC sobre esta técnica, que se utiliza fundamentalmente en tres campos: como medio de preservación de órganos en donantes, soporte circulatorio y respiratorio.

Enrique Fernández Mondejar, presidente del Comité Local del Congreso, ha recordado que es necesario tener presente que se trata de una técnica invasiva, "no exenta de complicaciones y que plantea no sólo retos científicos sino también éticos por diferentes aspectos como la comentada ausencia de evidencia científica de calidad, accesibilidad a la técnica en circunstancias de recursos limitados, incierta relación beneficio/futilidad terapéutica, riesgo de complicaciones".

Ante esta situación, concluye Fernández Mondejar, desde la SEMICYUC se han elaborado estas recomendaciones para "conseguir que el empleo de esta técnica se haga de forma racional, evitando lo que en países con Francia o Alemania se ha denominado la 'explosión del ECMO' por un uso descontrolado y masivo de esta técnica".