Un registro español permite crear una escala de riesgo para pacientes con insuficiencia cardiaca

Corazón
CATHARINA HOSPITAL EINDHOVEN - Archivo
Publicado 14/06/2018 13:39:17CET

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un registro español que recoge la epidemiología de la insuficiencia cardíaca aguda en los servicios nacionales de urgencias ha permitido crear una escala de riesgo para pacientes con insuficiencia cardiaca, que servirá para predecir el riesgo de estos pacientes.

Se trata del registro EAHF que ha incluido a 13.791 pacientes atendidos en 41 servicios de urgencias entre 2007 y 2016. "En función a las características de esos pacientes, se ha desarrollado el score MEESSI, que ayuda a predecir qué pacientes con insuficiencia cardiaca presentan más riesgo y cuáles menos", indica el doctor Josep Masip i Utset, uno de los ponentes en la XV Reunión Anual de la Sección de Insuficiencia Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

Además, teniendo en cuenta que la mayoría de los pacientes con insuficiencia cardiaca aguda son tratados en urgencias, se trata de un registro muy sólido por el gran número de pacientes que incluye. De estos pacientes, "entre un 20 y un 30% son dados de alta y el resto (70-80%) son ingresados", explica el Masip i Utset.

Por su parte, el doctor José Manuel García Pinilla, presidente electo de la Sección de Insuficiencia Cardiaca de la SEC y ponente del encuentro, señala que uno de los principales problemas de los pacientes con insuficiencia cardiaca es que "ingresan y reingresan de manera frecuente".

Y esto es lo que precisamente puede provocar el colapso. "Si tenemos desbordado el sistema por los ingresos relacionados con insuficiencia cardiaca, no se podrán ingresar pacientes con otras patologías", aclara el presidente electo de la Sección de IC de la SE, quien considera que, para que esto no llegue a ocurrir, "hay que cambiar el manejo clásico del paciente en consulta convencional".

En lugar de ser atendido en urgencias, el paciente debería ser tratado en una unidad de insuficiencia cardiaca de manera integral. Es decir, no sólo por un cardiólogo, sino por un equipo multidisciplinar conformado por internistas, geriatras, personal de enfermería, rehabilitadores, fisioterapeutas, trabajadores sociales, psicólogos, nutricionistas o nefrólogos. "Todos ellos pueden dar solución a los problemas de este tipo de pacientes, que no siempre son problemas cardiacos", sigue el experto.

En estas unidades, de funcionamiento coordinado, el paciente puede recibir un tratamiento precoz para su descompensación y se evitarían muchos ingresos hospitalarios. En España estas unidades existen, pero tal y como reconoce García Pinilla, "no están tan implementadas como en otros países". "Se trata de que cada vez se constituyan más y den cobertura a una mayor cantidad de población porque, está demostrado, reducen los ingresos hospitalarios", añade.

Un reciente ensayo publicado en The Lancet, sobre una población de cuatro millones de británicos, ha comparado la incidencia de la enfermedad entre los años 2002 y 2014, observándose un incremento del 12 por ciento. En palabras del presidente electo de la Sección de Insuficiencia Cardiaca de la SEC, "da la impresión de que la enfermedad va a desbordar a los sistemas sanitarios si no se cambia su prevención o cómo se maneja a los pacientes".

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.