Contador

OBLIGATORIO DE FORMA LEGAL CADA DOS AÑOS

Realizarse un reconocimiento médico antes de bucear, clave para evitar el riesgo de accidentes

Buceo
EUROPA PRESS
Publicado 31/07/2017 11:54:19CET

   MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Algunos de los incidentes que se producen durante el buceo se podrían evitar con un reconocimiento médico previo, obligatorio de forma legal cada dos años, que realizará el médico titulado en medicina subacuática e hiperbárica, para así garantizar la práctica de este deporte sin riesgo de accidentes, según la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).

   El examen al que deben someterse los buceadores tiene como función detectar factores de riesgo que predispongan a sufrir accidentes, detectando patologías asintomáticas y que ellos no conocen, o incluso orientarles sobre el impacto que pueden causarles enfermedades ya diagnosticadas, según ha subrayado la otorrinolaringóloga del Hospital del Henares y especialista en Medicina Subacuática e Hiperbárica en Buceo y Salud, Bárbara Molina.

   En esta línea, uno de los especialistas que puede completar este chequeo es el otorrinolaringólogo, pues este puede ayudar a detectar y tratar los problemas más frecuentes que sufren los buceadores, como los barotraumas, "un daño que se produce en determinadas cavidades aéreas, como los oídos o los senos paranasales, como consecuencia de los cambios de presión al sumergirse", ha explicado la doctora. Además, este especialista puede detectar también problemas de rinitis, sinusitis, tapones o que la función de compensación sea adecuada.

   No obstante, no todas las personas que practican este deporte se someten a pruebas de aptitud para bucear y tienen la falsa creencia de estar sanos, algo que supone un riesgo para la salud, tanto que en verano de 2016 se produjeron 24 muertes por ello y las causas más comunes de estos fueron bucear en solitario, el exceso de confianza o una inadecuada capacidad física, según los últimos registros. "La mayoría se deben a accidentes cardiovasculares que conducen al ahogamiento y muchos se pueden prevenir si se realiza un reconocimiento médico adecuado por parte de profesionales sanitarios con experiencia", ha destacado la especialista.

   Así, la epilepsia, los episodios de pérdida de conocimiento repetidos, el neumotórax espontáneo, quistes y bullas pulmonares son algunas de las contraindicaciones que impiden bucear en todos los casos. Además, según la doctora Molina, "habrá que estudiar cada caso en pacientes con diabetes, hipertensión, asma o una cirugía de oídos, puesto que habrá situaciones en los que esté contraindicado o haya que seguir recomendaciones para que puedan bucear".

   Igual de importante es mantener el equipo de buceo en buenas condiciones, bucear siempre acompañado, practicar las destrezas que permitan resolver problemas debajo del agua y, si se tiene poca experiencia, acudir a un centro profesional para recibir asesoramiento y compañía durante las inmersiones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter