UNICEF destaca la importancia de "la información y la movilización social" para contener el ébola en RDC

Actualizado 06/06/2018 12:59:10 CET

MADRID, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha destacado este martes la importancia de "la información y la movilización social" para contener el brote de ébola detectado en República Democrática del Congo (RDC), en el marco de una campaña que ha llegado a 300.000 personas para concienciarlas y evitar la transmisión y contagio del virus.

Las actividades de la campaña, que tiene como objetivo alcanzar a 800.000 personas en las zonas afectadas, incluyen visitas a domicilio de trabajadores de la comunidad que ayudan a personas particularmente vulnerables, como taxistas, y la movilización de líderes comunitarios, iglesias y medios de comunicación.

"La información y la movilización social son clave para contener el ébola", ha dicho Gianfranco Rotigliano, representante de UNICEF en RDC, quien también coordinó la respuesta de la agencia al brote de ébola en África Occidental de 2014 a 2015.

"Durante el brote de ébola en África Occidental aprendimos que la participación activa de las comunidades locales es esencial para compartir información sobre cómo mantenerse a salvo y, en última instancia, eso ayuda a detener la propagación de la enfermedad", ha señalado.

Así, UNICEF ha resaltado que los niños "están profundamente afectados" por el brote y ha detallado que uno de cada diez contagiados por el virus o que se sospecha que lo padece es un niño.

El organismo ha apuntado en este sentido que "cientos de niños y sus familiares han estado en contacto con personas afectadas por la enfermedad y ahora necesitan asistencia psicosocial".

En esta campaña de concienciación participan un total de 45 personas que han trabajado con más de 2.500 maestros y 53.000 alumnos para explicarles medidas de prevención y protección.

UNICEF ha destacado también la importancia de que las comunidades se impliquen en las campañas de vacunación contra el ébola, en las que han sido inoculados más de 1.100 trabajadores sanitarios y otras personas en contacto con enfermos.

Por último, UNICEF y sus socios promueven además la higiene en las escuelas, los centros de salud y las comunidades, mientras 49 lugares públicos, entre ellos puertos, mercados y oficinas, han sido equipados con unidades de lavado de manos y termómetros con láser.

El organismo ha reclamado 11,5 millones de dólares (cerca de 9,8 millones de euros) para financiar su plan de respuesta al ébola, de los que al momento se han recaudado ocho millones de dólares (unos 6,8 millones de euros).

No ha habido nuevas muertes por ébola desde el 25 de mayo el último caso confirmado se registró el 29 de mayo, aunque los responsables sanitarios consideran que es demasiado pronto para hacer pronunciamientos definitivos sobre la trayectoria del brote.

Los últimos datos del Ministerio del Interior muestran 53 casos de ébola en este brote, incluidos 37 confirmados, 13 probables y tres sospechosos.

Un nuevo caso sospechoso fue registrado el lunes en la comunidad rural de Iboko y otros cinco casos sospechosos han resultado negativos, según el Ministerio de Salud. Este es el noveno brote de ébola en RDC desde que se detectó por primera vez la enfermedad en el país en 1976.