A lo largo de 2012 lo hará en todo el País Vasco

PVasco.- La receta electrónica funcionará a finales de año en una comarca aún por determinar

Bengoa y Cortina con responsables de Osakidetza y Farmacéuticos
EP
Actualizado 12/01/2011 14:32:44 CET

Bengoa dice que permitirá un uso "más seguro y eficiente" de medicinas y reducir "desplazamientos innecesarios" a centros de salud

BILBAO, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Departamento vasco de Sanidad y Consumo, con la colaboración del Consejo de Farmacéuticos del País Vasco, tiene previsto ofrecer a los pacientes, principalmente con enfermedades crónicas, la receta electrónica durante el último trimestre de este año en una comarca concreta, aún por determinar, y en todo el País Vasco a lo largo de 2012.

El consejero de Sanidad y Consumo, Rafael Bengoa, y la presidenta del Consejo de Farmacéuticos del País Vasco, Virgina Cortina, han firmado este miércoles el convenio de colaboración para la implantación de la receta electrónica en las farmacias. Al acto también asistieron la directora de Farmacia del Gobierno vasco, Paloma Acevedo, y los responsables de los colegios farmacéuticos de Guipúzcoa, Angel Garay, y de Álava, Pedro Rivero.

Bengoa ha destacado que la implantación de la receta electrónica en el País Vasco está relacionada con la estrategia de cronicidad que está desarrollando su Departamento. Así, ha subrayado que el proyecto de la receta electrónica "va mucho más allá de la sustitución de una receta en papel por una en formato electrónico", ya que "lo que nos obsesiona es la seguridad del paciente y no sólo eliminar papel".

Según ha explicado, el Departamento de Sanidad intenta integrar los diferentes procesos de prestación farmacéutica (prescripción, visado, dispensación y facturación) utilizando las tecnologías las tecnologías de la información y la comunicación con el objetivo de fomentar "el uso seguro y eficiente de los medicamentos".

En ese sentido, ha insistido en que no se trata solamente de "una mayor comodidad del paciente a la hora de conseguir los medicamentos que necesita para el tratamiento de su enfermedad", sino que es un proyecto para "una mayor seguridad en el uso de medicamentos, para evitar interacciones no deseadas entre ellos".

Asimismo, ha destacado que con este proyecto de receta electrónica se consigue "una mayor adherencia a tratamientos prolongados al sustituir el concepto de receta médica por el de plan de tratamiento farmacoterapéutico, del que el paciente recibe completa información, la misma de la que dispondrán facultativos de Atención Primaria, Hospitalaria y Especializada y los propios farmacéuticos".

El titular vasco de Sanidad ha señalado que la receta electrónica es "más información y mejor conexión entre facultativos de diferentes niveles asistenciales, y entre estos y los farmacéuticos, con la consiguiente creciente implicación de estos últimos en el tratamiento farmacológico de las personas que acuden a sus oficinas de farmacia". "Y todo ello -ha añadido- simplificando el proceso, aunque la trastienda del proyecto sea de una complejidad notable, como en realidad lo está siendo, ya que nos está costando bastante avanzar en este proyecto, pero vamos con pie firme".

Bengoa ha indicado que, en la actualidad, el paciente va al médico que, en caso necesario, prescribe determinados medicamentos vía receta médica. Con ella, se va a la farmacia y allí la dispensan, "un proceso que en el caso de personas con enfermedades crónicas se repite con bastante periodicidad, durante el resto de sus vidas".

El consejero ha explicado que no hay historia farmacológica única y "se puede dar el caso de que facultativos de Atención Primaria y de Atención Especializada que comparten pacientes desconozcan qué medicamentos prescribe su colega y el farmacéutico desconoce qué otros medicamentos toma la persona a la que atiende". Según ha dicho, los riesgos "son evidentes y las incomodidades también".

Por el contrario, con la receta electrónica el proceso "será otro", ya que "el paciente acude a su médico, que diseñará un plan de tratamiento farmacoterapéutico por un periodo máximo de un año, un plan del que informará detalladamente a la persona que ha de seguirlo". Esta información figurará en la historia farmacológica del paciente, accesible para los prescriptores de los diferentes niveles asistenciales y también para los farmacéuticos.

Con su plan, el paciente podrá acudir a cualquier oficina de farmacia y allí se le dispensarán medicamentos para un periodo de tiempo máximo de un mes. En caso necesario, el paciente podrá volver a la farmacia un mes después para que le dispensen más medicamentos, aquellos detallados en el plan farmacoterapéutico, sin necesidad de pasar antes por la consulta del médico.

Bengoa ha subrayado que con la receta electrónica se consigue un uso "más seguro y eficiente" de los medicamentos porque "aumenta la calidad de la prescripción y la dispensación, se minimizan los posibles errores en el proceso tanto de prescripción como de dispensación y se fomenta la adherencia a los tratamientos".

Además, este sistema se traduce en "una mejor comunicación entre facultativos y entre estos y los farmacéuticos" y también se reducirán "desplazamientos innecesarios a los centros de salud y hospitales, reduciendo, en consecuencia, la presión asistencial que soportan las consultas de unos y otros".

Bengoa ha remarcado que el proceso es complejo y en él están implicadas personas de organizaciones "dispares", como la Dirección de Farmacia, la Dirección General y de Asistencia Sanitaria de Osakidetza, la Subdirección de Informática, facultativos de Atención Primaria y Atención Especializada y, por supuesto, los y las farmacéuticas.

CONVENIO DE COLABORACIÓN

En cuanto al convenio de colaboración con el Consejo de Farmacéuticos del País Vasco para la implantación de la receta electrónica, ha indicado que compromete una ayuda del Departamento de Sanidad y Consumo de 2 millones de euros para este fin.

Bengoa ha confiado en que, con el convenio firmado este miércoles, exista "el incentivo para que las distintas farmacias quieran ir convirtiendo con nosotros en el desarrollo acelerado de este proyecto, para que 2011 suponga un salto cualitativo".

MODERNIZACIÓN DE LAS FARMACIAS

Por su parte, la presidenta del Consejo de Farmacéuticos del País Vasco, Virginia Cortina, ha señalado que las farmacias vascas junto con el Departamento de Sanidad han emprendido un "largo y fructífero viaje hacia la modernización". "Desde cualquier punto del País Vasco, la farmacia va a estar unida al sistema sanitario, lo que es muy importante tanto para los profesionales como para los ciudadanos", ha remarcado.

Cortina ha indicado que, a partir de ahora, la atención farmacéutica va a ser "más segura, eficaz y eficiente" y ha expresado su deseo de que la implantación de la receta electrónica pueda ser realidad a finales de año en "algunas zonas" y que a lo largo de 2012 esté implementado "por completo" en el País vasco.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter