Una prueba simple de caminar puede ayudar en el difícil diagnóstico de un trastorno cerebral

Pies, pisada
PIXABAY
Publicado 23/02/2018 7:36:32CET

   MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Hay una causa de demencia que a veces puede revertirse, pero a menudo no se diagnostica porque los síntomas son muy similares a los de otros trastornos. Ahora, investigadores dicen que una simple prueba de caminar puede diagnosticar con precisión el trastorno, según un estudio publicado este miércoles en la edición digital de 'Neurology', la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología.

   La prueba implica ver cómo de rápido puede caminar una persona mientras hace otra cosa al mismo tiempo, como contar hacia atrás o llevar una bandeja. El estudio encontró que la prueba de caminar puede ayudar a diferenciar si alguien tiene hidrocefalia idiopática de presión normal o parálisis supranuclear progresiva.

   La hidrocefalia idiopática de presión normal (iNPH), causada por exceso de líquido en el cerebro, a menudo se puede revertir, pero generalmente no se diagnostica porque comparte síntomas como problemas al caminar, en el equilibrio y al pensar con otras afecciones neurológicas, principalmente parálisis supranuclear progresiva (PSP), que es causada por daño a las células nerviosas en el cerebro. No hay cura para PSP, pero el tratamiento puede ayudar a aliviar los síntomas.

   "Es importante que las personas con hidrocefalia idiopática de presión normal sean diagnosticadas con precisión para que puedan ser tratadas y su salud pueda mejorar --apunta la autora del estudio, Charlotte Selge, de la Universidad Ludwig Maximilian de Munich en Alemania--. Una simple prueba de caminar puede ayudar a determinar si una persona tiene iNPH o PSP relativamente temprano en el curso de la enfermedad. Nuestro estudio encontró que agregar otra tarea mientras alguien camina y evaluar cómo afecta su capacidad para caminar mejora la precisión del diagnóstico".

   El estudio incluyó a 27 personas con iNPH, 38 personas con PSP y 38 personas sanas de sexo y edad similares. Las que padecían PSP y los controles sanos tenían una edad promedio de 69 años. Quienes estaban aquejadas con iNPH tenían una edad promedio de 72 años. Todos los participantes recibieron un examen neurológico completo, examen de la vista, resonancia magnética, así como pruebas de pensamiento y memoria. Todos pudieron caminar al menos 30 pies (más de nueve metros) sin un andador o bastón.

   Los investigadores evaluaron la forma de caminar de los participantes, o la forma de andar, haciendo que todos los participantes caminen sobre una alfombra sensible a la presión que tenía 22 pies (6,7 metros) de largo. Primero, se pidió a las personas que caminaran a tres velocidades diferentes: lentas, su velocidad preferida y lo más rápido posible. Luego, se les pidió que caminaran y contaran hacia atrás al mismo tiempo y después de eso, que caminaran mientras llevaban una bandeja.

DIFERENCIAS EN LA VELOCIDAD DE LA MARCHA

Los científicos encontraron que caminar mientras contaban hacia atrás resultó en una mayor reducción de la velocidad de la marcha en aquellos con PSP que en aquellos con iNPH. La velocidad de marcha se redujo en un 34 por ciento en aquellos con PSP y en un 17 por ciento en aquellos con iNPH. Cuando caminaban llevando una bandeja, la marcha empeoró para los que sufrían PSP, pero mejoró en quienes estaban aquejados de iNPH, lo que puede significar que la prueba de doble tarea no era lo suficientemente desafiante para aquellos con iNPH, según Selge.

   "Las personas con PSP parecen ser más sensibles a estas pruebas de caminar de doble tarea que las personas con iNPH", dice Selge. Al evaluar la marcha, los investigadores pudieron diagnosticar con precisión quién tenía PSP y quién tenía iNPH el 82 por ciento del tiempo. Pero al añadir ambas pruebas de doble tarea a la evaluación, la precisión del diagnóstico aumentó al 97 por ciento.

   "Nuestros hallazgos sugieren que sumar estas pruebas de doble tarea sería una forma económica y efectiva de mejorar el diagnóstico de iNPH --subraya Selge--. Los estudios futuros pueden querer aumentar la complejidad de las tareas para ver si proporcionan incluso más precisión, así como una idea de cómo las dos enfermedades afectan a la marcha".