Un protocolo establece que las terapias respiratorias a domicilio han de garantizar atención de calidad y sostenible

Un niño con un aerosol
FLICKR
Publicado 03/05/2018 12:52:46CET

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

Las terapias respiratorias domiciliarias han de garantizar una atención de calidad y gestionarse para que contribuyan a la sostenibilidad del sistema, según el 'Protocolo de SEPAR de control y seguimiento de las terapias domiciliarias respiratorias' de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Torácica (SEPAR).

El protocolo, coordinado por el director de SEPAR, el doctor Eusebi Chiner Vives, y publicado en 'Monografías de Archivos de Bronconeumología', sienta directrices sobre los criterios que deben regir las actuaciones en la aplicación de estas terapias y también es aplicable a los concursos de provisión que convoca la Administración.

Estos criteros son, en primer lugar, la mejor evidencia disponible y publicada en la listeratura, junto con la evaluación realizada por las agencias de evaluación tecnológica. Además, la relación coste-beneficio más favorable que garantice una atención de calidad y sostenible a los pacientes.

En tercer lugar, la utilización de equipos de determinadas marcas y modelos debe estar basada en el nivel de complejidad de la patología del del enfermo. Es decir, los más sofisticados deben quedar reservados para los pacientes con un mayor grado de complejidad.

Por último, debe conseguirse un compromiso de cumplimiento en las condiciones prescritas de la terapia, que de hecho han experimentado un ascenso exponencial en los últimos años para tratar sobre todo el síndrome de apnea del sueño o para llevar a cabo ventilación mecánica domiciliaria y aerosolterapia.

USO APROPIADO

Además, el documento incide en que el "uso apropiado de las terapias respiratorias domiciliarias es corresponsabilidad de pacientes, cuidadores clínicos, proveedores y de la propia Administración", tal y como ha afirmado el doctor Chiner.

Para conseguir este objetivo "es necesario disponer de protocolos de indicación, control y seguimiento realizados por los profesionales directamente implicados en la atención a estos enfermos en colaboración con el resto de agentes", ha indicado el presidente de SEPAR.

Estos protocolos "deberían ser únicos para todo el territorio español, con el fin de alcanzar la necesaria calidad y equidad, pero pudiéndose adaptar a las peculiaridades de áreas sanitarias concretas, así como ser aplicables en los concursos que convoque la Administración para la provisión de terapias", ha concluido.