Un protocolo de cuatro pasos reduce la mortalidad por infarto

Dolor corazón, acidez, infarto
GETTY - Archivo
Publicado 12/03/2018 8:13:34CET

   MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de la Clínica Cleveland, en Estados Unidos, han descubierto que implementar un protocolo de cuatro pasos para el tipo más severo de ataque cardiaco no solo mejora los resultados y reduce la mortalidad tanto en hombres como mujeres, sino que elimina o reduce las disparidades de género en la atención y los resultados que típicamente se ven en este tipo de evento.

   Los detalles de esta investigación se presentan en la 67 ° Sesión Científica Anual del Colegio Americano de Cardiología y publicada en el' Journal of the American College of Cardiology'.

   Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en las mujeres y el STEMI (infarto de miocardio con elevación del ST, causado por un bloqueo abrupto y prolongado del suministro de sangre al corazón), afecta aproximadamente a un millón de mujeres cada año. Estudios previos han demostrado que las mujeres con STEMI tienen peores resultados clínicos, incluida una mayor mortalidad y mayores tasas de eventos adversos intrahospitalarios.

   Los estudios han demostrado que las mujeres también suelen tener tiempos más elevados desde que llegan al hospital hasta cuando reciben una intervención coronaria como la angioplastia o un stent. Además, reciben tasas más bajas de terapia médica: por ejemplo, son tratadas con tasas más bajas de 'Aspirina' en 24 horas. Estudios previos han atribuido las diferencias en atención y resultados en mujeres con STEMI a que son pacientes mayores y de mayor riesgo que los hombres, lo que sugiere que estas disparidades pueden ser inevitables.

   En este estudio, los científicos implementaron un protocolo integral de cuatro pasos para pacientes STEMI, diseñado para minimizar la variabilidad en la atención. Incluía: (1) criterios de activación del laboratorio de cateterismo cardiaco estandarizados en el departamento de urgencias (DE), (2) una lista de verificación de transferencia segura de STEMI, (3) transferencia inmediata a un laboratorio de cateterización disponible y (4) uso de la arteria radial en la muñeca como primera opción para la intervención coronaria percutánea (debajo de la piel), como la colocación de stents. Se ha demostrado que este enfoque tiene menos complicaciones hemorrágicas y una mejor supervivencia en comparación con el uso de la arteria femoral.

REDUCCIÓN DE LAS MUERTES INTRAHOSPITALARIAS DE MUJERES

   Los resultados del estudio mostraron mejoras en ambos sexos después de la implementación del protocolo y reducciones sustanciales en las diferencias de atención entre hombres y mujeres. Antes del protocolo, las mujeres tenían una mortalidad significativamente mayor a 30 días que los hombres (10,7 por ciento frente a 4,6 por ciento) antes del protocolo. Los proveedores pudieron reducir las tasas de mortalidad general tanto para hombres como para mujeres y la diferencia entre los géneros ya no fue estadísticamente significativa (6,5 por ciento contra 3,3 por ciento). Las muertes intrahospitalarias de mujeres con STEMI se redujeron en aproximadamente un 50 por ciento.

   Además, tampoco hubo diferencias en las tasas de eventos adversos mayores tales como apoplejía en el hospital, hemorragia, complicación vascular y transfusiones después de la implementación. Antes del protocolo, el tiempo promedio que transcurría hasta recibir atención en el caso de las mujeres era un promedio de 20 minutos más largo en comparación con los hombres, pero después, los tiempos eran iguales entre hombres y mujeres. El sistema también dio como resultado tasas iguales de terapia médica en las mujeres.

   "Se sabe desde hace tiempo que la brecha de género para estos tipos de ataques cardiacos críticos es un problema real. Sin embargo, hay muy pocos datos que demuestren estrategias exitosas y ninguna recomendación formal sobre cómo se debe diseñar un sistema para brindar la mejor atención posible a las mujeres ", afirma el autor principal del estudio, Umesh Khot, vicepresidente de Medicina Cardiovascular en la Clínica Cleveland.

   "Nuestra investigación muestra que poner en marcha un sistema que minimiza la variabilidad de la atención eleva el nivel de atención para todos y podría ser el primer paso para resolver las disparidades de género de larga duración", plantea este experto. El estudio observacional prospectivo se centró en 1.272 pacientes con STEMI consecutivos en la Clínica Cleveland, de los cuales 868 eran hombres y 404 mujeres. El protocolo STEMI de cuatro pasos se implementó el 15 de julio de 2014.