El Programa de Recuperación Intensificada en cáncer colorrectal disminuye las complicaciones tras la cirugía

Publicado 23/03/2018 12:05:21CET

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Programa de Recuperación Intensificada (PRI) en pacientes de cáncer colorrectal disminuye las complicaciones tras la cirugía y consigue una recuperación más rápida, según ha comentado el cirujano general del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas (CMED), Eugenio Freire.

Y es que, tal y como ha apostillado el gastroenterólogo y cirujano digestivo del CMED, Gonzalo Guerra Flecha, este tumor sigue siendo el de mayor incidencia en España y su avance es "imparable", dado que cada año se diagnostican en España más de 41.500 nuevos casos de cáncer colorrectal, lo que se traduce en que afectará a uno de 1 de cada 20 hombres y 1 de cada 30 mujeres antes de cumplir los 74 años, según datos de la Asociación Española Contra el Cáncer.

En la gran mayoría de los casos, los pacientes afectados de cáncer de colorrectal necesitan que la parte afectada o la totalidad sea extirpada como parte del tratamiento. En este sentido, Freire ha recordado que la introducción de la cirugía laparoscópica hace ya dos décadas supuso un "gran avance" en la vida de los pacientes con cáncer colorrectal.

"La implantación del PRI es otro de los grandes hitos para mejorar su calidad de vida. De hecho, nuestra experiencia ha demostrado que disminuye las complicaciones tras la cirugía y la recuperación es mejor y más rápida, pudiendo abandonar el hospital y volver a su rutina antes que los pacientes en los que no se aplica el PRI", ha dicho el experto.

En concreto, el PRI se base en tres pilares fundamentales: nutrición adecuada, una movilización temprana del paciente tras la intervención y control del dolor. En la primera, el paciente diagnosticado de cáncer colorrectal, antes de someterse a la cirugía laparoscópica para extirpar el tumor, además de una dieta líquida, la tarde previa y unas horas antes a la operación, recibe unos preparados nutricionales que conseguirán que la recuperación sea óptima.

Asimismo, hacer que el paciente empiece a moverse tras la cirugía y no permanezca encamado mucho tiempo favorece el estado general, disminuye las complicaciones hospitalarias y evita la atrofia muscular. "De hecho, al paciente se le explican antes de operarse los ejercicios respiratorios y de las piernas que tendrá que hacer, ya sentado, a la mañana siguiente de la operación. El paciente solo permanece en la cama la noche de la operación. Pasado ese primer día, pasa al sillón para hacer sus ejercicios y al día siguiente tiene que comenzar a pasear por la habitación y los pasillos del hospital", ha recalcado el cirujano digestivo de CMED.

Ahora bien, el doctor ha subrayado la importancia de conseguir disminuir las tasas de cáncer colorrectal gracias a los programas de cribado. Existen varias pruebas para un diagnóstico precoz. "Pero en el caso de un positivo, si se consigue detectar en sus primeras fases puede curarse hasta en un 95 por ciento de los casos", ha zanjado Guerra Flecha.