EL 22,8% DE POBLACIÓN TIENE UN RIESGO MUY ALTO

La prevención evitaría el 80% de las enfermedades cardiovasculares

Corazón
GETTY
Publicado 18/05/2017 12:02:25CET

   MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

   El 22,8 por ciento de la población española tiene un riesgo alto/muy alto de padecer una enfermedad cardiovascular, mientras que el 43,5 por ciento tiene un riesgo moderado y, por ello, la prevención resulta fundamental en este tipo de patologías, ya que si se eliminaran las conductas de riesgo se podrían evitar hasta un 80 por ciento de estas y hasta un 40 por ciento de los cánceres, según la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN).

   Estas patologías son la primera causa de mortalidad en España (29,66%), por lo que mantener actualizados los conocimientos médicos de Atención Primaria en el área cardiovascular es fundamental, objetivo principal de las novenas Jornadas Nacionales Cardiovasculares de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), que se celebran los días 18, 19 y 20 de mayo en Girona.

   Uno de los problemas que presentan estas enfermedades es que son 'asesinas silenciosas', ya que "una de sus principales características es que son asintomáticas; la hipertensión, la hipercolesterinemia, la obesidad, etc. no ocasionan síntomas, por lo que el paciente no siempre considera que padezca una enfermedad y abandone el tratamiento", ha explicado la presidenta del Comité Organizador, Inés Gil.

   La edad es el factor de riesgo cardiovascular más prevalente en la población anciana española, ya que la prevalencia de hipertensión arterial (HTA) en población adulta es del 40 por ciento, y va aumentando con la edad llegando al 70 por ciento en pacientes de más de 70 años. En esta línea, y dado el progresivo envejecimiento de la población, es fundamental el abordaje adecuado de esta patología en la población geriátrica, junto con el resto de factores de riesgo.

   Por ello, conocer en mayor profundidad el riesgo cardiovascular es fundamental a través de las herramientas diagnósticas habituales (análisis, electrocardiograma, radiografía de tórax, ergometría y ecocardiografía), aunque ahora existe otra alternativa para ello: el Índice Tobillo Brazo, que proporciona "un dato con un alto grado de especificidad y de sensibilidad en relación con la arteriografía de contraste para obstrucciones superiores al 50 por ciento", ha subrayado Gil.

CAMBIOS EN LA DIETA

   Está demostrado que los cambios en la dieta se acompañan de reducciones rápidas de los episodios cardiovasculares, por ello, resulta de vital importancia reducir el aporte energético y el contenido de sal, azúcar y grasas trans y saturadas y la base de esto está en llevar una dieta mediterránea sana y equilibrada.

   "La ingesta diaria de frutas y verduras (=5 al día) y de frutos secos (30 g/día) disminuye hasta un 30 por ciento el riesgo cardiovascular, y el consumo de pescado al menos una vez por semana reduce un 16 por ciento el riesgo de enfermedad coronaria. A su vez, los alimentos funcionales con fitoestanoles o fitoesteroles (2 g/día) reducen hasta un 10 por ciento los niveles de colesterol LDL, aunque no hay estudios clínicos con episodios cardiovasculares", ha destacado la presidenta del Comité Científico en las jornadas, Joima Panisello.

   Por otro lado, el consumo regular de bebidas azucaradas aumenta el riesgo de obesidad y enfermedad coronaria, un 20 por ciento mayor con una bebida diaria, y el consumo excesivo de alcohol se asocia con un riesgo cardiovascular alto, por lo que se desaconseja el consumo de bebidas azucaradas y alcohólicas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter