Los peligros de sacar los brazos por la ventanilla del coche: ¿qué hacer ante una amputación?

Viaje en coche, vacaciones, brazo fuera de la ventanilla
PIXABAY
Publicado 07/08/2018 18:21:44CET

MADRID, 7 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) ha lanzado la campaña 'Brazo izquierdo al volante' para concienciar a los conductores y copilotos sobre los riesgos de tener los brazos fuera de la ventanilla del coche.

Según esta organización, sacar el brazo por la ventanilla del coche es una de las prácticas más comunes de los conductores durante los meses de verano, y supone un riesgo de amputación o aplastamiento en caso de accidente.

Dentro de la campaña, SECPRE aconseja una serie de primeros cuidados en caso de amputación o aplastamiento por parte de los servicios de urgencias con el fin de recuperar o reimplantar los tejidos afectados o destruidos.

En caso de amputación, se deben limpiar los restos con agua abundante o suero y envolverlo con una tela limpia. Posteriormente, hay que meterlos en una bolsa o recipiente y, a su vez, en otro con hielo para consérvalo en el mejor estado posible. La aplicación de hielo de forma directa sobre los restos no es recomendable, ya que podría sufrir quemaduras que impedirían su reimplante.

Otra posibilidad es el aplastamiento, que se produce cuando el brazo queda atrapado entre lateral del coche y otro vehículo, muro o elemento de mobiliario urbano. En la mayoría de estos casos, la movilidad y la funcionalidad del brazo pueden quedar muy dañadas, e incluso ser irrecuperables, advierten desde SECPRE.

"Aunque gracias a la medicina estética y reparadora se puede tratar de reconstruir lesiones complejas, suele ser necesaria la extracción y el reimplante de tejidos de otras zonas corporales. Por esto, la forma de actuar en los primeros auxilios será vital para poder recuperar la movilidad y la funcionalidad de la extremidad dañada", explica esta organización.

CONSECUENCIAS ECONÓMICAS

Además, el hábito de sacar el brazo por la ventanilla tiene consecuencias económicas. Por ejemplo, en España puedes recibir una multa por reposar el brazo fuera de la ventanilla o poner los pies sobre el salpicadero.

El Reglamento General de Circulación establece que está prohibido "conducir de modo negligente o temerario" (Artículo 3.1) y "que los conductores deberán estar en todo momento en condiciones de controlar sus vehículos" (Artículo 17,1). En este orden de ideas, los agentes de tráfico pueden proceder a establecer una sanción, porque esta acción limita el control sobre el vehículo y constituye un modo negligente de conducir. La multa puede alcanzar los 80 euros.