Los 5 pasos para curar (bien) una herida doméstica sin caer en falsos mitos

Curando una herida en casa
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / YACOBCHUK
Actualizado 02/06/2018 11:30:29 CET

   MADRID, 2 Jun. (EDIZIONES) -

   El propio hogar es el escenario de la mayoría de los accidentes y es preciso saber cómo actuar, siempre que la herida no tenga demasiada complicación y requiera un traslado urgente al hospital. Es importante conocer cuáles son los pasos a seguir porque hay muchos mitos en torno al cuidado y limpieza de las heridas.

   Por ello, en una entrevista con Infosalus, el enfermero Andrés Roldán, de la Asociación Española de Enfermería Vascular y de Heridas (AEEV), y miembro del grupo de trabajo sobre el tratamiento de heridas y úlceras, destaca que, lo más importante ante una herida es la limpieza con agua y jabón, cambiar a diario el apósito, y aplicar el antiséptico.

   Así, explica los principales pasos para curar una herida:

   1."El primer paso sería tener en cuenta que la persona que vaya a curarse debe tener claro si está solo o no, y si necesita ayuda para que le curen la ayuda. Tanto de una manera o de otra hay que tener en cuenta la higiene. Una persona que va a curar a un niño debe lavarse las manos porque puede contagiarse de algo por la sangre o bien transmitirle una infección", advierte.

   2.A partir de ahí, si la herida presenta una pequeña hemorragia, dice que lo importante es colocar una gasa o un pañuelo limpio, que no suelten pelusas, para hacer compresión sobre herida y detener la hemorragia. Un algodón en este caso estaría contraindicado.

   3. Después, la parte más importante: limpiar la herida. "Cualquiera hay que limpiarla y lo más sencillo es con agua corriente, a chorro. Se puede emplear también jabón neutro y luego hay que enjuagarlo bien. No hay que complicarse la vida. Si hay suero fisiológico también está bien. Debe ser agua potable.

   4. A continuación hay que secar bien la piel de alrededor de la herida y después se aplicaría un antiséptico para desinfectar herida: la clorexhidina o la povidona yodada, que pueden usarse indistintamente.

   5.- Siempre tapar la herida con una gasa, o con algo que no desprenda fibras, y un esparadrapo para fijarlo. Las tiritas de toda la vida también son útiles, o bien los apósitos transpirables que venden en las farmacias, que son muy similares ya a los que emplean los profesionales.

EL PROCESO DE CURACIÓN DE UNA HERIDA

   Este enfermero del centro de salud de Bollullos de la Mitación (Sevilla), y responsable de la Unidad de heridas del distrito Aljarafe-Sevilla norte, explica también que la herida tiene un proceso "muy complejo de cicatrización", que pasa por tres fases diferenciadas.

   La primera: la limpieza. "Dura unos tres días, en los que la propia herida sufre una serie de reacciones celulares que hacen que se coagule, se detenga hemorragia y se produzca una pequeña vasodilatación que genera una serie de células para eliminar los gérmenes que tiene la herida", señala.

   Otra fase sería la de proliferación, donde aparece ya tejido sano que rellena y reconstruye la herida. Mientras, la última de ellas consiste en la aparición de células en las que hacen que la herida cicatrice y que surja una piel nueva.

   Finalmente, el especialista en cura de heridas recomienda tener en casa un pequeño botiquín con gasas estériles, esparadrapo, pinzas, antiséptico como povidona yodada o clorhexidina, y unas tijeras.

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.