Los otorrinolaringólogos denuncian las diferencias según hospital en la rehabilitación de pacientes laringectomizados

Cuello, mujer garganta, ganglios
GETTY/B-D-S
Publicado 05/05/2017 12:02:01CET

   MADRID, 5 May. (EUROPA PRESS) -

   La laringectomía total supone extirpar la laringe, por lo que se separa la vía digestiva de la aérea y se crea un orificio en la base del cuello, una intervención que convierte la rehabilitación de los pacientes en fundamental, a pesar de que existen muchas diferencias en cuanto a esta en función de la comunidad autónoma o el hospital, según denuncian desde la Sociedad Española de Otorrinolaringología (SEORL-CCC).

   Por ello, la Comisión de Cirugía de Cabeza y Cuello y Base de Cráneo de la SEORL celebra este viernes 5 y el sábado en San Sebastián su segunda Reunión de Primavera, donde los especialistas firmarán un consenso sobre las necesidades de la rehabilitación de los pacientes laringectomizados.

   "Hay centros que no disponen de logopedas, rehabilitadores o de los medios técnicos necesarios, por lo que estas personas se tienen que desplazar a otros centros más lejanos o costearlos ellos mismos; de ahí que sea necesario un consenso que establezca las necesidades básicas que deben cubrirse para mejorar su calidad de vida y su vuelta a la vida social", ha explicado el presidente de la Comisión, Pablo Parente.

   El presidente ha añadido que "la clave está en el equipo encargado, que debe estar formado por un otorrinolaringólogo y un logopeda, que adecuan los protocolos para optimizar la recuperación, que debe iniciarse cuanto antes para que estas personas pasen el menor tiempo posible sin voz, la principal secuela de la operación. Además, debe estar involucrado todo el equipo: el oncólogo médico, el radioterapeuta, el nutricionista, el psicólogo y el personal de enfermería. Si este equipo está coordinado, los resultados serán mejores".

    Y es que el paciente después de esta intervención pierde su voz y el aire llega de manera directa a los pulmones, ha destacado Parente, lo que supone una alteración "importante" en su capacidad de comunicarse y relacionarse y en su imagen corporal, además de suponer un trastorno psicológico "importante", debido también a la pérdida de autoestima y el temor a lo desconocido, un hecho que se puede traducir en una mayor incidencia de depresión, además de que pueden sufrir rechazo y aislamiento social.

   Por este motivo es fundamental que el paciente conozca de antemano las secuelas y posibilidades de rehabilitar todas ellas, así como "quién va a ser el encargado de este proceso y a personas que hayan pasado por esta intervención para poder disminuir la ansiedad y ver que no es el final de nada", ha subrayado el especialista.

SUPERAR LAS DIFICULTADES

   La rehabilitación deberá ir orientada no solo a recuperar la voz y la comunicación sino también a superar las dificultades que supone respirar a través de un traqueostoma o a facilitar la deglución o recuperar el olfato, por lo que la base de la rehabilitación será el entrenamiento vocal, que puede hacerse mediante una prótesis fonatoria o mediante la técnica de la erigmofonía, para conseguir una voz esofágica.

   Después, será necesario el entrenamiento y el aprendizaje de la voz, donde juega un papel clave el logopeda especializado en rehabilitación postlaringectomía. Además, uno de los aspectos fundamentales de la recuperación de estos pacientes es el psicológico.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter