La ortodoncia lingual o invisible, el "aliado perfecto" para los deportes de contacto

Dentistas, brackets
CEDIDA POR INÉS PELETEIRO
Publicado 02/07/2018 10:44:25CET

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

La ortodoncia lingual o invisible es el "aliado perfecto" para quienes practican deportes de contacto, ya que "como los 'brackets' van cementados por dentro de los dientes, no hay riesgo de que se produzcan lesiones en el labio o interior de las mejillas si sufren caídas o golpes", ha recomendado la doctora Beatriz Iglesias Sánchez, ortodoncista en las Clínicas de Pérez Varela.

En concreto, la especialista ha especificado que "está probado que una maloclusión puede afectar al rendimiento, pero también puede influir en la prevención de lesiones".

De esta forma, a medida que la fatiga "es mayor y la capacidad de respuesta motora va disminuyendo aumenta la probabilidad de desequilibrios inesperados que pueden desembocar en distensiones, fracturas y torceduras", según Varela.

Estos tipos de 'brackets' - que se fabrican de forma individualizada, a medida para cada pieza dental- son "completamente invisible para los demás, incluso en las distancias muy cortas, porque van fijados a los dientes por su parte interna".

Por ello, para el paciente suelen ser "muy cómodos, porque los 'brackets' son muy finos y están hechos de oro, un material muy maleable", ha aclarado la doctora Beatriz Iglesias Sánchez. Además, "la cara exterior de los dientes es lisa, por lo que los brackets se pueden colocar directamente sobre su superficie, pero la parte interior de los dientes es irregular, por lo que hay que hacer un bracket a medida para cada diente".

Así, tanto "la base como el cuerpo de cada 'bracket' se adapta a la anatomía dental del paciente, lo que maximiza el área de adhesión y lo dota de una mayor fuerza de adhesión, por lo que así son más cómodos para el paciente. También hace que sean más precisos, lo que permite que los resultados sean más predecibles y eficaces".

Los brackets linguales "no alteran la apariencia facial del paciente a lo largo del tratamiento. La sonrisa va mejorando conforme se cumple la planificación, pero los demás no ven el aparato".

Por todo ello, los 'brackets' linguales u ortodoncia invisible "son ideales para quienes no quieren usar aparatos visibles por exigencias profesionales, porque tienen un alto nivel de exposición pública y también para aquellos aficionados a deportes como crossfit, artes marciales, baloncesto, running, fútbol, rugby y, por supuesto, boxeo".