LA CIRUGÍA ARTROSCÓPICA DE MENISCO

Una de las operaciones de rodilla más habituales podría no ser tan eficaz como se pensaba

Rodillas
FLICKR/MIRA MIR A
Actualizado 07/10/2014 6:03:52 CET

NUEVA YORK, 27 Dic. (Reuters/EP) -

Científicos de la Universidad de Helsinki (Finlandia) han descubierto que una de las operaciones de rodilla más comunes, la cirugía artroscópica para el menisco, puede no ser tan eficaz como se pensaba al observar que los pacientes consiguen beneficios similares cuando se someten a una cirugía "falsa".

Los resultados de la investigación aparecen publicados en el último número de la revista 'New England Journal of Medicine', y sus autores confían en que el hallazgo puede servir de freno para muchos cirujanos, de cara a hacerles optar por una intervención más conservadora.

En el trabajo participaron 146 voluntarios que llevaban más de tres meses con dolor de rodilla que, según los cirujanos, podía estar causado por un desgaste del menisco.

La intervención estándar en estos casos consiste en una artroscopia en la que se extrae líquido de la rodilla y, además, se analiza si hay parte del menisco dañado que pueda interferir en el movimiento de la articulación para, en ese caso, repararlo.

Sin embargo, los cirujanos decidieron engañar a los voluntarios y no comunicarles si les iban a realizar tal intervención o sólo iban a llevarles a quirófano para examinar la rodilla y extraer líquido.

Tras las intervenciones, se utilizaron dos escalas para medir objetivamente los síntomas y, tanto en los pacientes "realmente operados" como en los sometidos a una "intervención falsa" hubo "pocas diferencias" en la mejoría de los pacientes, al menos en el primer año después de ambas intervenciones.

En concreto, el 77 por ciento de los operados estaban satisfechos con la intervención, frente al 70 por ciento de los que no fueron operados. Y el 96 y el 93 por ciento respectivamente afirmaba que repetiría el procedimiento.

Ante estos datos, el doctor Teppo Jarvinen, autor de la investigación, apuesta por recurrir a otras opciones más conservadoras como tratar el dolor con analgésicos o reducir la actividad y el peso soportado por la rodilla.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter