'BIOÉTICA Y ONCOLOGÍA'

Oncólogos ponen en valor el papel de la formación en comunicación empática como parte de la labor clínica

Oncólogos ponen en valor el papel de la formación en comunicación empática
SOG
Publicado 29/06/2017 11:31:35CET

   MADRID, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Uno de los retos del siglo XII es humanizar la asistencia oncológica y, por ello, "es fundamental recuperar la ética y que los oncólogos se formen en comunicación empática y acompañamiento al paciente o aprendan a dar malas noticias como parte de la labor clínica que deben desempeñar", según han destacado desde la Sociedad Oncológica de Galicia (SOG).

   Por ello, especialistas de esta sociedad, con el apoyo de la compañía Takeda, han elaborado 'Bioética y Oncología', que tiene como objetivo dar respuesta a más de la mitad de especialistas que manifiestan explícitamente la necesidad de formarse en esta disciplina, según una reciente encuesta de la Sociedad Española de Oncología Médica.

   En este sentido, el 30 por ciento de los problemas a los que se enfrenta un médico en la práctica clínica habitual son más éticos que técnicos, a pesar de que "la ética y el humanismo se consideran una pérdida de tiempo, competencias blandas frente a la visión mecanicista de la enfermedad", ha subrayado el facultativo especialista de Área de Oncología del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña y coautor del libro, Francisco Barón.

   Sin embargo, "la parte afectiva y emocional es muy importante, porque el paciente está viviendo una situación grave que puede llegar a comprometer su vida. Si no nos preocupamos por los enfermos ni somos capaces de ponernos en su lugar y ser empáticos, no vamos a ser buenos oncólogos", ha añadido el doctor Barón.

   Para favorecer esta situación, el paciente debe decidir y el médico hacerlo con él, no por él, ya que le debe ayudar a tomar la mejor decisión teniendo en cuenta su biografía, características de su entorno, situación personal y sus valores, aunque el especialista ha recalcado que esto se convierte en una labor difícil si no se realiza un seguimiento y si no hay una continuidad asistencial.

   Por ello, la bioética se vuelve tan fundamental en la oncología, a pesar de que "ha costado mucho integrarla en la cartera de servicios, en la formación, en el corpus de la oncología que, por una gran inercia de la medicina en general, se ha tecnificado", ha concluido el doctor.

DIVIDIDO EN DOS PARTES

   El libro, dividido en 15 capítulos, aborda en la primera las delimitaciones de los principios antropológicos, culturales y éticos de la bioética, para así poder comprender las consecuencias que se derivan de ellos y que conforman la segunda parte del libro.

   En esta segunda parte, se explica la importancia de las decisiones compartidas con el paciente, la atención al paciente pediátrico, la atención cerca del final de la vida o la confidencialidad, entre otros muchos asuntos.

   Además del doctor Barón, los autores que han participado en el libro son el director de Relaciones Institucionales de la Fundación Hogar Santa Margarita y miembro del Comité de Ética Asistencial del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, José Ramón Amor Pan; la médico del Servicio de Hematología y Oncología Pediátrica del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS), Alexandra Regueiro García; y la doctora adjunta especialista en Oncología Médica del CHUS, Francisca Vázquez Rivera.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter